La Palma

El campo palmero sufre las fuertes lluvias y vientos de más de 80 kilómetros hora

El viento causó estragos en plataneras como esta, ubicada en el municipio palmero de Tijarafe. FOTO; Asoc. Meteo Isla Bonita

La tormenta ‘Bárbara’ llevó ayer a La Palma una lluvia que dejaba de media 30 litros por metro cuadrado y caía como una “bendición” para los agricultores tras años de sequía. No obstante, el agua llegó acompañada de unas fuertes rachas de viento, de más de 80 kilómetros por hora, que tumbaron plataneras y dañaron otros cultivos en algunas zonas de la Isla.

La lluvia cayó, con abundancia, entre las 10:30 y las 11:30 horas. Llegó “muy concentrada en el tiempo y con fuerza”, según contó a DIARIO DE AVISOS Juan Manuel Hernández, presidente de la Asociación Meteo Isla Bonita.

Hernández expuso además que la media de agua recogida por todas las estaciones fue de 30 litros por metro cuadrado, y que las más abundantes se registraron en el lado oeste de la Isla, desde Las Cabezadas-Punta Gorda hasta Los Llanos (con 29 litros por metro cuadrado) .

Los municipios menos afectados por las lluvias de ‘Bárbara’ fueron los ubicados en el norte de la Isla: en Finca Nogales-Puntallana apenas se registraron 4.8 litros por metro cuadrado, y Garafía, Tijarafe y Pico de la Cruz anotaron entre 6 y 7 litros por metro cuadrado.

Respecto al viento, Hernández explicó que se superaron los 100 kilómetros hora, alcanzándose los 108 kilómetros hora en Pico la Cruz. En Garafía hubo vientos de 96 kilómetros hora, en El Valle de 80 y en Las Breñas, de hasta 93 kilómetros hora.

El presidente de Meteo Isla Bonita informó además de los daños efectuados por el viento en la costa de Tijarafe, donde las rachas de más de 80 kilómetros por hora hicieron caer al suelo varias plataneras.

También debido a estas rachas de viento, y según informaba Canarias Ahora, los tres primeros vuelos entre Tenerife Norte y La Palma tuvieron que volver al aeropuerto de origen la pasada jornada ante la imposibilidad de aterrizar dados los vientos de 83 kilómetros hora registrados en el aeródromo de Mazo.

Mientras, en el campo palmero, Juan Carlos Rodríguez, agricultor y miembro de la Plataforma por un Precio Justo del Plátano, valoró que la lluvia “llega siempre como una bendición para el agricultor, eso es irrefutable”, pero lamentó que “de momento es poca, muy concentrada y viene acompañada por viento, y eso es peligroso”.

Mauro Fernández, cabañuelista, pronostica el fin de la sequía

A través de los métodos tradicionales de predicción meteorológica, Mauro Fernández, cabañuelista palmero, pronostica que el nuevo año 2021 “si el cambio climático lo permite” podremos ver un nuevo cambio de ciclo respecto a las lluvias en La Palma, “tras tres años de sequía”.

Fernández prevé mediante el análisis de los ciclos de lluvias el comportamiento futuro del tiempo en la Isla. De esta forma, marca como antecedentes los años 1947, 1948 y 1949, tres años de sequía en La Palma que culminaron luego en años de lluvias.

Como los últimos tres años (2018, 2019 y 2020) en la Isla Bonita apenas ha llovido, con una lluvia de media anual de 400 litros por metro cuadrado, el cabañuelista se muestra “convencido” de que el 2021 traerá ese cambio de ciclo.

“De lluvia ya llevamos en este otoño 100 litros por metro cuadrado, y hoy [ayer para el lector] registramos 30 litros por metro cuadrado. Así que pensamos que la tónica futura será lluvia, viento y, por el componente norte, nevadas”, precisó Fernández.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba