Economia

Comercios y hostelería, al borde de la asfixia por el ‘apagón’ turístico

La falta de turistas la sufren los comercios, bares y restaurantes. En la imagen, una terraza en Los Cristianos. J.C.M

“La situación de comercios, bares y restaurantes es crítica, dramática, hay muchos que ya nos han dicho que no aguantarán hasta final de año y tendrán que cerrar”, advirtió ayer a este periódico Víctor Sánchez, presidente de la Asociación de Empresarios de Playa de Las Américas y Costa Adeje (AEPACA), que agrupa a más de 200 pequeñas empresas de la principal zona turística de Tenerife.

El nuevo apagón que vuelve a planear sobre el sector, con las severas restricciones a la movilidad en países como Reino Unido, Alemania y Francia, y a falta de conocer la evolución del turismo nórdico, coloca a la oferta complementaria del sur de la Isla en una situación límite después de ocho meses sin apenas ventas.

“Lo que está pasando es una pena, una locura y, ahora, con los confinamientos en los principales países emisores todo irá a peor”, afirma Sánchez, que reivindica que el turismo no solo se asocie a los establecimientos alojativos. “Son muchas las familias que dependen de los turistas, así que no solo hay que ayudar a los hoteles. También hay que hacerlo con las pymes para que nadie se quede atrás, que es la frase que siempre repiten los políticos”.

Precisamente, el presidente de Aepaca reclama una mayor empatía a los cargos públicos con algún grado de responsabilidad en las medidas económicas que se adoptan. “Que se pongan en el lugar de los trabajadores y de los pequeños empresarios para que sepan todo lo que está pasando al otro lado. En la Administración Pública tienen sus sueldos garantizados, pero no ocurre así con el resto de los mortales”, señala Sánchez, que subraya la lección que, a su juicio, deja la crisis económica generada por la pandemia en las Islas: “El turismo no puede ser la única fuente de riqueza en Canarias”.

Desde Aepaca se recomienda a sus asociados que mantengan abiertos sus negocios en la medida de lo posible y se agarren al clavo ardiendo de la población residente en la actual época de vacas flacas. “En el Sur hay una cantidad de habitantes muy considerable, con unas necesidades importantes, y ese mercado hay que ganárselo y atenderlo con precios razonables, porque si el turismo no viene habrá que vivir de algo”. Para el representante del colectivo empresarial, urge cambiar la mentalidad, porque seguir como hasta ahora sería un error, en su opinión, y más cuando el futuro a corto y medio plazo es un mar de dudas.

“Esto no sabemos cuánto puede durar y la incertidumbre es lo peor que puede haber. No sabemos si lo que nos espera de aquí a unos días es un toque de queda o un confinamiento domiciliario”, apostilla.
Si se diera este último caso, no duda de que sería el “hundimiento total” del mercado. Aepaca insiste en que los trabajadores y las pequeñas y medianas empresas “deben cobrar una pequeña cantidad que les permita subsistir, como se hace en otros países, y que, cuando todo esto pase, la gente pueda empezar a remontar y mantenga su puesto de trabajo”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba