La Palma

Involcan registra otro enjambre sísmico y descarta una erupción

La zona más afectada por las sacudidas es el volcán de Cumbre Vieja, en la vertiente sur de la Isla. Sergio Socorro

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), ante el aluvión de preguntas que le han formulado personas inquietadas por los enjambres sísmicos que, en los últimos días, se han registrado en el entorno de Cumbre Vieja, en La Palma, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a la población, señalando que “la probabilidad de ocurrir una erupción” en dicho enclave, “a corto plazo es muy baja”. Al menos, esa es la conclusión a la que llegan los profesionales del organismo autonómico “con los datos y el conocimiento que disponemos a fecha de hoy”.

De hecho, en la jornada de ayer se tuvo constancia de otros 28 eventos sísmicos de baja magnitud, de los que, mediante la Red Sísmica Canaria operada por Involcan, se localizaron 21, y se determinó que sus hipocentros están ubicados en el mismo área, a profundidades de, aproximadamente, cinco kilómetros. “Esta actividad sísmica en La Palma no representa peligro alguno ni para los residentes en la Isla, ni tampoco para los que la visitan”, recalcaron los expertos.

Desde el Instituto explican que “los sistemas volcánicos activos, a lo largo de su historia geológica, experimentan varios ciclos eruptivos, y cada uno de ellos se caracteriza por cuatro fases: inter-eruptiva, pre-eruptiva, eruptiva y post-eruptiva”, regresando con posterioridad a la primera. En el caso del volcán palmero, ha pasado por hasta siete de estas etapas durante los últimos 550 años, “dado que en Cumbre Vieja sabemos que se han producido siete de las 16 erupciones históricas ocurridas de Canarias”. Es más, matizan que “desde que finalizara la fase post-eruptiva ligada a la erupción del Teneguía en 1971”, el volcán se encuentra en la categoría de “inter-eruptiva”, condición que “lleva disfrutando durante más de 48 años”.

Por tanto, concluyen asegurando que esta situación no ha cambiado para Cumbre Vieja a pesar de los recientes enjambres sísmicos, ocurridos en octubre de 2017, febrero de 2018, julio y octubre de 2020, considerando que “tienen que reunirse otra serie de criterios” para establecer que va a dar el paso a la fase “pre-eruptiva”. Es decir, que la probabilidad de una erupción “es de 1,3% para una ventana temporal de un año”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba