Sociedad

Al menos 12 hospitalizados entre los 281 rescatados ayer por Salvamento

Embarcación de Salvamento Marítimo. DA

Salvamento Marítimo rescató ayer en Tenerife, Gran Canaria, y Fuerteventura a 281 inmigrantes en cuatro cayucos y dos pateras, doce de los cuales fueron derivados a diversos hospitales, dada su mala situación, según informaron fuentes de este servicio público y el Cecoes 1-1-2. Anoche no se descartaba que la cifra de hospitalizados creciera con la llegada a puerto de los 53 ocupantes del último cayuco socorrido, por cuanto desde la Guardamar Polimnia alertó, camino del puerto de Arguineguín, que dos de ellos llegan en mala situación.

En concreto, en ese cayuco viajaban 49 varones y dos mujeres. Antes que ellos fueron auxiliados en Gran Canaria otros tres grupos: 28 varones magrebíes en una patera, entre ellos un niño; 53 hombres subsaharianos en un cayuco, incluidos varios menores, con seis traslados al hospital (cuatro en estado grave); y 51 inmigrantes subsaharianos en otro cayuco, con dos mujeres.

En Tenerife fue rescatado otro grupo de 90 varones de origen subsahariano localizados en un cayuco a unos nueve kilómetros de distancia del sur de la Isla. Tras su llegada a Los Cristianos, seis de ellos fueron derivados a un hospital con deshidratación y úlceras en varias partes el cuerpo, una lesión habitual en las travesías largas, en las que a veces los inmigrantes, literalmente, no pueden cambiar de posición en la barcaza. El balance de rescates de ayer se completa con un grupo de ocho hombres magrebíes en una patera localizada al este de Fuerteventura.

Todos los rescatados en Gran Canaria fueron derivados al campamento de emergencia del muelle de Arguineguín, donde ayer por la tarde había 1.980 personas, según el dato que ha hecho público el juez de control del Centro de Internamiento de Extranjeros de Gran Canaria, Arcadio Díaz Tejera, al visitar de nuevo el puerto. Esa cifra no incluye a las 51 personas que están a punto de llegar al muelle con la Guardamar Polimnia. Díaz Tejera reiteró ayer su exigencia de que se desmantele de inmediato dicho campamento de inmigrantes, donde considera que “se hacina como a ganado” a las 1.980 personas que están allí alojadas. Insistió el magistrado que el trato que reciben estas personas, es “degradante e inhumano” conforme al Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales de Roma de 1950. “No se puede hacinar a estas personas, no son ganado”, remarcó Díaz Tejera, a la par que destacó que “no hay condiciones de salubridad e higiene ni de seguridad para la tutela física de todos ellos, ni para los voluntarios de Cruz Roja y la Policía Nacional”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba