Politica

El PSOE confirma la expulsión del partido del alcalde de Arona, José Julián Mena, y del concejal Luis García

José Julián Mena, alcalde de Arona. | Sergio Méndez

La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE ha acordado la expulsión como militantes del partido del alcalde de Arona, José Julián Mena, y del exconcejal de Urbanismo Luis García, a los que había abierto sendos expedientes disciplinarios por no haber entregado sus actas de ediles. En un comunicado firmado por el secretario ejecutivo de Coordinación territorial, Santos Cerdán, y los secretarios de Organización regional, Jorge González, e insular, Josefa Mesa, la dirección considera probadas la comisión de sucesivas faltas de carácter “grave” y “muy grave”.

“Las resoluciones determinan que Mena y García han actuado al margen de las directrices recibidas por parte de los órganos de dirección del partido y han incumplido los estatutos federales”, señala el escrito, que concluye señalando que “vista la existencia de intencionalidad y los perjuicios causados a los intereses del partido, aplicando los criterios de graduación de las sanciones, las faltas cometidas son merecedoras de la sanción de expulsión del PSOE”.

Según pudo saber este periódico, los dos afectados disponen de un período de 10 días hábiles para presentar alegaciones.

José Julián Mena ha anunciado en reiteradas ocasiones que agotaría tanto “las vías internas como externas” para defenderse, por lo que se da por seguro que, de no prosperar las alegaciones en los próximos diez días, emprenderá acciones judiciales al entender que se han vulnerado sus derechos fundamentales como militante. En ese sentido, todo apunta a que solicitará medidas cautelares que le amparen hasta que se resuelva el fondo de la cuestión, es decir, la expulsión del partido.

La posibilidad de una moción de censura ha sobrevolado el ayuntamiento aronero desde que estalló la crisis en el Gobierno municipal. El artículo 197 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) establece que “en el caso de que alguno de los proponentes de la moción de censura formara o haya formado parte del grupo político municipal al que pertenece el alcalde cuya censura se propone, la mayoría exigida se verá incrementada en el mismo número de concejales que se encuentren en tales circunstancias”.

La Ejecutiva Federal y las direcciones regional e insular del PSOE comunicaron el pasado 11 de julio a José Julián Mena, y a Luis García que entregaran sus actas de concejal ante la imposibilidad de hallar una salida pactada a la crisis municipal abierta desde la destitución del edil de Urbanismo el 22 de de junio.

El PSOE daba así por agotadas las vías de negociación entre el sector afín al alcalde y los concejales críticos tras numerosas conversaciones e infructuosos intentos por reconducir el problema – en los que se implicaron tanto el secretario regional, Angel Víctor Torres, como el insular, Pedro Martín – y apelaba a la “generosidad y responsabilidad para retomar la normalidad institucional que permita desarrollar el proyecto socialista para el municipio de Arona”.

La decisión se producía después de que el secretario ejecutivo de Coordinación Territorial del PSOE, Santos Cerdán, visitara cuatro días antes la Isla para intentar sofocar el incendio en el seno de la mayoría absoluta aronera. El dirigente de Ferraz, acompañado por los secretarios de organización regional, Jorge González, e insular, Josefa Mesa, se llegó a reunir, uno por uno, con los 13 concejales y el alcalde para recabar la información de ambas partes.

El alcalde rechazaría la medida argumentando que la lista que lideró en las elecciones de 2019 obtuvo el 48 por ciento de los votos y que dar un paso al costado sería traicionar la confianza del electorado. Además, subrayó que sus manos estaban “limpias” y denunció una “campaña organizada por un grupo de empresarios de Arona que quiere un gobierno dócil a sus intereses”. Por su parte, el exconcejal de Urbanismo anunció su intención de poner a disposición del partido su acta de concejal, aunque finalmente lo ha retenido hasta hoy.

La dirección del PSOE aprobó el 13 de agosto el nombramiento de una comisión gestora, presidida por el exconcejal David Pérez, para dirigir el partido en Arona con el objetivo de restablecer la normalidad orgánica en la organización y garantizar el “buen desarrollo del proyecto socialista para este municipio”.

Un mes después, el 15 de septiembre, la Comisión Ejecutiva Federal abrió expedientes disciplinarios a José Julián Mena y Luis García, además de a Agustín Marichal (expresidente de la agrupación local), a los que suspendió cautelarmente de militancia por desobedecer el mandato del partido de entregar sus actas de ediles.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba