Tenerife

Nadie habla de la moción de censura a Mena excepto en los pasillos de Arona

El secretario municipal deberá dar cuenta hoy en la junta de portavoces de la condición ‘no adscrito’ de Mena. S.M.

Tras la confirmación del secreto a voces, la expulsión del PSOE del alcalde José Julián Mena y del exedil de Urbanismo Luis García, entramos en la semana decisiva para despejar las dudas que se ciernen sobre la gobernabilidad de Arona, pese a la mayoría absoluta de la que han dispuesto y seguirían disponiendo los socialistas, si en realidad hubiera un grupo municipal del PSOE y no dos como ocurre desde que en junio el alcalde cesara al edil de Urbanismo.

Ese futuro cercano se conocerá hoy, cuando esta mañana se reúna la junta de portavoces para tratar el orden del día del pleno municipal del jueves por la tarde. Según las distintas fuentes consultadas por este periódico, se espera que el secretario municipal, antes que comenzar esa junta, de cuenta de la expulsión del PSOE de José Julián Mena y Luis García, comunicada por registro de entrada en el SAC el pasado miércoles, y por lo tanto del pase de ambos a la condición de “no adscritos”, aun a sabiendas de la petición de medidas cautelarísimas que ha solicitado el alcalde ante la Justicia, mientras que Luis García no ha puesto reparos a la expulsión, porque “desobecí al partido al no entregar el acta como se me pedía”, señaló en Xanadú Radio.

Esa condición de ‘no adscrito’ no mina las atribuciones del alcalde, que lo podrá seguir siendo, mientras tenga el apoyo de la mayoría del plenario. Y es aquí donde entra la moción de censura que anuncia la secretaria insular del PSOE, Josefa Mesa, aunque con la idea de que los 12 concejales que quedarían del grupo municipal socialista voten al unísono a un candidato, en este caso Dácil León.

Una idea que, lógicamente, no secundan seis de los 12 ediles socialistas, aquellos que se han mostrado férreos en la defensa de José Julián Mena, que por otra parte juega sus bazas para unir a ese apoyo a parte de la oposición y mantenerse en la Alcaldía, mientras la Justicia dilucida si su expulsión es legal o no, teniendo a favor, por ejemplo, el antecedente de Valle Gran Rey -aunque no se trate en absoluto de la misma causa-, donde el alcalde Christopher Marrero fue expulsado por desobedecer al partido y no permitir gobernar a ASG, expulsión que luego quedó anulada por la Justicia.

Lo único cierto es que secretarios municipales consultados señalan que cabe la moción de censura a Mena por sus excompañeros socialistas, porque estos se mantienen en el grupo y no son tránsfugas. Otra cosa es que solo se hable de ella en los pasillos y no en reuniones, como pretende Francisco Niño (Cs), el exalcalde que sigue hablando de “un gobierno de concentración” de todos, “pero sin Mena”, mientras Antonella Alliotti, de Podemos, insiste a que ella nadie “me ha invitado a una moción de censura”, aunque en todo caso “si participamos en la misma será cuando lo decida nuestra asamblea”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba