Sociedad

Caen las agresiones a profesores en Canarias, pero sube el acoso ‘online’

El presidente de ANPE, Pedro Crespo, entre Bernardo Huerga y Domingo Rodríguez, los Defensores del Profesor de ambas provincias. Sergio Méndez

Hoy se celebra el Día Internacional del Profesor, cuyas condiciones de trabajo adquieren, por este motivo, un especial relieve en esta jornada. Los casos de acoso o agresiones a los docentes de Canarias descendieron en el curso pasado un 40% debido al confinamiento, al sumar un total de 102 incidencias, 64 menos que en el curso anterior. Sin embargo, aumentaron a 45, casi el 50%, el acoso online, según la Memoria del Defensor del Profesor de ANPE Canarias. Del total, 53 denuncias se dieron en la provincia tinerfeña y 49 en la de Las Palmas. Además, 33 docentes presentaron ansiedad, siete depresión y nueve han estado de baja.

Del total de casos registrados, nueve se dieron en Educación Infantil, frente a los 21 del curso anterior; 35 en Primaria, frente a 58. En ambas etapas, el 95% de los casos fueron agresiones de padres a docentes, principalmente a la salida o entrada de las aulas, descendiendo tras el confinamiento. En Secundaria se contabilizaron 45 casos de acoso o violencia, el 23% más que el curso anterior. En F.P. Básica se registraron 12 casos, frente a 26, y un caso en ciclos formativos, frente a tres.

Los conflictos con los estudiantes son los más numerosos, 66 situaciones de este tipo (frente a 102 el curso pasado), mientras que los problemas con los padres ascienden a 32 (frente a 57 del anterior) y los enfrentamientos entre compañeros a cuatro (frente a nueve). Destacan 16 agresiones entre alumnos, cinco acciones violentas a docentes, 42 faltas de respeto graves y 45 de ciberacoso.

Entre los problemas con los padres sobresale una agresión de un progenitor a un docente, 11 casos en los que se ha presionado al profesor para que mejore las notas de su hijo y 20 acusaciones sin fundamento.

Precisamente, desde ANPE se incidió en la problemática de las denuncias falsas o infundadas, unas 40 en total, lo que refleja una falta de comunicación entre los padres y el profesorado.

El presidente de ANPE Canarias, Pedro Crespo, señaló que el “mal uso de las herramientas online no es una cuestión generalizada, son situaciones puntuales, pero sí son muy graves”. Cada vez hay más “incertidumbre y miedo por parte de muchos profesores” ante la enseñanza virtual. “El uso de imágenes grabadas sin autorización o su divulgación fuera del estricto ámbito educativo de la relación de aprendizaje, en perjuicio del profesor, puede constituir una infracción no solo administrativa, sino penal”.

Domingo Rodríguez, defensor del Profesor en Santa Cruz de Tenerife, comentó que “lo que antes se quedaba en el centro, ahora lo ven miles de personas si se hace viral”. Cuando un docente da la clase online, hay alumnos o padres que la graban, cogen un hecho aislado (cometiendo un error, levantando la voz, haciendo una corrección…), “lo editan, lo descontextualizan y lo difunden a través de las redes sociales para burlarse, insultar o amenazar al profesor, e incluso pedirle que cambie las notas”. Puso el ejemplo de tres alumnos que provocaron a un docente para generar una reacción que fue grabada y difundida en las redes. Tras llevar el docente el caso a la Justicia, fueron condenados a cuatro meses de servicios sociales.

El responsable de Anpe en Las Palmas, Bernardo Huerga, pidió campañas de sensibilización. “El docente es autoridad pública en el ejercicio de su función y es un delito amenazarlo”. Asimismo, destacó que el aumento de la plantilla de docentes y la bajada de las ratios por la COVID ha llevado a que disminuya la conflictividad. “Además de tener menos alumnos por aula, la separación entre ellos ha mejorado la docencia y la convivencia”, resaltó.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba