Politica

¿cambio o reforma estética para que todo siga igual?

De Barragán a Clavijo: ¿cambio o reforma estética para que todo siga igual. Sergio Méndez

“Encantado”. Así se siente José Miguel Barragán, nos dice, con la idea de dejar la secretaría general de CC. Sobre la mesa de su despacho en el Parlamento tiene varios puros apagados que chuperretea, pero nunca enciende desde hace varios años. “Después del congreso puede ser un buen momento para fumarme un puro”, bromea. Si no se cae el sistema -porque va a ser telemático-, el VII Congreso Nacional de Coalición Canaria elegirá el próximo domingo al senador Fernando Clavijo nuevo secretario general. Será el primer cónclave fuera del poder. Y habrá 330 compromisarios que participarán desde 15 sedes distintas, además de algunas conexiones individuales desde lugares como Venezuela o Argentina.

“¿Nombrar a Clavijo secretario general no es atarse al pasado?”, le pregunto a Barragán. Ni siquiera estoy pensando en el Caso Reparos, que el propio Clavijo definió ayer en Radio Marca como un ataque a CC y del que intenta zafarse argumentando supuestos retrasos en la investigación judicial. Me pregunto si después de 26 años en el poder no le viene bien un meneo de aquí te espero a CC. Si elegir a Clavijo no es como renovar los votos matrimoniales en plena revolución sexual.

“¿Cómo le vas a decir a un líder que se presentó a unas autonómicas por primera vez en 2015 que ya está viejo, si encima mejoró los resultados electorales en 2019 y cambió la tendencia a la baja por primera vez en 10 años?”, afirma Barragán.

Esos resultados, es cierto, han reforzado al expresidente, que ha presentado 241 avales racabados entre los compromisarios. A cambio, Clavijo acepta un cambio de estructura. Desaparece la Ejecutiva nacional. Para el día a día queda un Comité Permanente reducido del que forman parte los líderes de la organizaciones insulares junto al secretario general, el de Organización, los portavoces de CC en las distintas cámaras, el líder de la organización juvenil, un representante del PNC y los representantes del extrajero. El máximo órgano seguirá siendo el Comité Político Nacional. El 60% de sus miembros serán elegidos en el congreso. El resto, en los congresos insulares. “Clavijo siempre apostó por la descentralización”, apunta una fuente de CC. “El partido estaba más centralizado en la época de Paulino, para lo bueno y lo malo”, dijo.

“Por mucho que la estructura sea más descentralizada, cuando se elige a alguien como Clavijo, viene esa memoria de que él es el que manda”, afirma otra fuente de CC. “Habrá que ver. Pero la regeneración es difícil de impulsar haciendo lo mismo, con un congreso a la búlgara, digitalizado, sin verdadera reflexión de hacia dónde vamos”, afirma.

La propuesta de Clavijo para la Secretaría de Organización es David Toledo, actual líder de los jóvenes nacionalistas, en lo que el expresidente considera una muestra de renovación generacional y otros ven una forma de poner a alguien joven y maleable para un cargo orgánico importante.

27 años después de formarse CC, en el contexto posterior a la caída del Muro de Berlín, este séptimo congreso se produce en una situación de polarización ideológica. “En ese sentido clásico de izquierda y derecha, nuestro partido no tiene una definición. Eso sería violentar a nuestros votantes, que siempre se sitúan entre el 4 y el 6 [siendo 0 la extrema izquierda y 10 la extrema derecha]. Nosotros no hacemos como NC, que se orienta hacia un nacionalismo de izquierdas, perderíamos votantes moderados. Además, ese es un espacio en el que ya compiten otros partidos. Y los resultados electorales creo que nos dan la razón”, afirma Barragán. “CC fue posible porque había gente de izquierdas y de derechas que antepusieron una posición común de defensa de Canarias, de su identidad, a las diferencias ideológicas”. “Pero, ¿no estamos en un contexto ideológico totalmente distinto?”, le pregunto a Barragán. “Uno no cambia una filosofía por una situación que se ha agudizado en España y Europa por la aparición de populismos de extrema izquierda y extrema derecha” responde. “Pero, ¿no estamos en un contexto ideológico totalmente distinto?”, le pregunto a Barragán. “Uno no cambia una filosofía por una situación que se ha agudizado en España y Europa por la aparición de populismos de extrema izquierda y extrema derecha”, responde.

La elección de Clavijo, muy crítico siempre con Román Rodríguez, y percibido en NC como parte de la derecha tinerfeñista heredera de ATI, dificulta la reunificación nacionalista. “Deberíamos abandonar los personalismos, hay gente en las bases muy partidarias de la unidad”, afirma una fuente de La Palma. “Si uno y otro empezamos a tachar gente de la lista, nos quedamos sin nombres para un acuerdo, que no tiene que ser para formar un solo partido, sino para hacer una coalición electoral o apoyarnos en algunos sitios”, indica Barragán. “Nosotros siempre hemos estado dispuestos, desde la ruptura optamos por no atacar a NC, hemos sido mucho menos beligerantes que ellos. Clavijo fue a la presentación de la coalición a las pasadas generales. Esa que Antonio Morales, la persona que más votos tiene en NC, decía que era una porquería”, afirma Barragán. “¿Qué teníamos que haber hecho en ese momento?”.

“Todo el mundo le dirá que está dispuesto a la unidad, pero el ambiente está muy frío entre los dos partidos”, dice una fuente de CC. “En Tenerife se ha producido un relevo generacional, pero persiste el enfrentamiento con la gente de Román. Y vamos hacia una confrontación electoral muy dura en 2023. Quizá con Clavijo de candidato, aunque él diga que no es su intención. O con Ana Oramas, que no quiere. Y después de la batalla, cuando veamos que desunidos somos más débiles, quizá nos empecemos a plantear en serio lo de la unidad”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba