Sociedad

Domingo Martín fija la meta de Bodegas Marba en “la excelencia”

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, entregó la noche del jueves el Premio San Andrés 2020 a Bodegas Marba, con sede en Tegueste, que recogió su propietario, Domingo Martín Cruz. El tradicional acto tuvo lugar en el patio central de la Casa del Vino, en El Sauzal, y se celebró sin público presencial y con un aforo limitado de autoridades y representantes del sector vitivinícola de la isla a causa de la pandemia y que se adaptó a las restricciones y medidas sanitarias preventivas y de seguridad estipuladas. El acto, no obstante, se retransmitió en streaming a través del canal de Youtube de la Fundación Tenerife Rural y del Facebook de la Casa del Vino.

La entrega de este galardón que concede el sector vitivinícola tinerfeño contó con la presencia del vicepresidente primero de la corporación insular, Enrique Arriaga; el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo, Javier Parrilla; el director del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), José Basilio Pérez; y el alcalde de El Sauzal, Mariano Pérez.

Martín apeló en su intervención a no “caer en el desánimo” por la actual situación y puso en valor la labor y el compromiso del ámbito vitivinícola de Tenerife y su condición de “sector estratégico, capaz de competir con otros lugares del mundo”. El presidente instó a mirar “con ilusión el futuro” y remarcó el “compromiso y las ganas de seguir trabajando con el sector por parte de la institución insular”.

Por su parte, Parrilla señaló que este año San Andrés “va a ser recordado por lo excepcional del año 2020” y mostró su confianza en que el que año que viene se revierta la situación” y se pueda celebrar “un San Andrés como dios manda”.

En representación de la bodega premiada, Domingo Martín Cruz agradeció al Cabildo de Tenerife la “sensibilidad que ha tenido con el sector vitivinícola, duramente castigado por las inclemencias del tiempo y por el cambio climático”. Un emocionado Martín Cruz recordó los duros inicios de la bodega de la mano de su esposa, Emérita Báez, también presente en el acto, y subrayó que la meta de Bodegas Marba ha sido siempre la de “lograr la excelencia”. “Podemos estar orgullosos de nuestros vinos, como demuestran los premios conseguidos en todos estos años”, aseguró el bodeguero.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba