Cultura

El Festival de Cine de Gijón premia a la coproducción canaria ‘Entre perro y lobo’

‘Entre perro y lobo’ se filmó en Cuba, en la Sierra Maestra. / DA

Entre perro y lobo, el segundo largometraje de la cineasta nacida en Ceuta Irene Gutiérrez, ha ganado el Premio a la Mejor Película Española estrenada en las secciones oficiales, Enfants Terribles y Esbilla del LVIII Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX). El jurado, compuesto por Ángel Santos Touza, Beatrice Fiorentino y Nuria Giménez Lorang, ha otorgado el galardón al film, que se ha hecho además con el Premio RCService a la directora de la Mejor Película Española.

Esta coproducción entre Canarias, Colombia y Cuba, rodada en las montañas de la Sierra Maestra, compite también en la Sección Escaner del X Festival Márgenes (Madrid), en la que se proyectará este domingo, en la Sala Plató de la Cineteca de Matadero. Además, hasta el 6 de diciembre se podrá ver online a través de la web del festival madrileño de cine independiente.

Después de los éxitos de La ciudad oculta (Víctor Moreno, 2018) -Premio a la Mejor Fotografía en el Festival de Cine Europeo de Sevilla y Premio Feroz al Mejor Documental- y de Blanco en blanco (Théo Court, 2019) -Premio al Mejor Director de la Sección Orizzonti y Fipresci en el Festival de Venecia-, el cineasta canario José Alayón vuelve a ejercer labores de producción y dirección de fotografía en esta docuficción que refleja una atmósfera enigmática y envolvente.

Cartel de la película. / DA

EL VIAJE FILMS

Entre perro y lobo es una producción de El Viaje Films (Canarias) y Autonauta Films (Cuba), que ha contado con el apoyo del Tribeca Film Institute, del ICAA-Ministerio de Cultura e Ibermedia, y cuenta con la participación de la Radio Televisión Canaria (RTVC). Bendita Film Sales gestiona sus ventas internacionales.

La película es el retrato de tres veteranos de la guerra de Angola que practican un ritual secreto: entrenar de nuevo como los soldados que un día fueron. Son los últimos samuráis de la Revolución cubana. Inmersos en lo más profundo de la selva cubana, se resisten a abandonar el espíritu que les unió como camaradas hace más de 30 años. Siempre en guardia, entrenan cada día vestidos con sus viejos uniformes en una misión sin final: un juego de guerra en el que aún son válidos, fuertes y, sobre todo, espiritualmente jóvenes.

Tras su première en la Berlinale, el film ha participado en el Festival de Shanghái, la Mostra International du Cinema Sao Paulo y en los Festivales de Hainan Islands, Martinique, Bogotá; en el Festival Internacional de Cine de la Serena (Chile) y en el Festival Black Movie Geneva, y competirá en la Sección Oficial del Festival de Cine de La Habana.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba