Politica

El PSOE y Mena, pendientes de Ferraz para mover ficha en Arona

Los dos sectores enfrentados del PSOE y la oposición en el Ayuntamiento de Arona velan armas en sus estrategias para buscar una salida a la crisis abierta en el grupo de Gobierno con el fin de garantizar la gobernabilidad del municipio de mayor población del Sur hasta 2023.

La dirección del Partido Socialista en las Islas espera por el pronunciamiento en Madrid del Comité de Ética y Garantías respecto a las últimas alegaciones presentadas la semana pasada por el alcalde, José Julián Mena, contra su expulsión del partido.

Las fuentes consultadas indicaron anoche a este periódico que lo normal es que “esta misma semana o principios de la próxima” resuelva el órgano de Ferraz sobre los argumentos presentados por el regidor sureño, que motivaron que el secretario de la Corporación considerara en el último pleno municipal que la expulsión no fuera aún firme, evitando así que Mena pasara a formar parte del grupo de no adscritos.

La decisión del garante de la supervisión legal de la actividad municipal ha generado las críticas de los ediles socialistas contrarios a Mena y de los principales grupos de la oposición, que consideran que el alcalde debía pasar al grupo de no adscritos desde el momento en que la dirección del PSOE comunicó la la expulsión al Ayuntamiento. Por su interpretación jurídica de la medida, no se descarta que desde estos sectores se emprenda alguna acción dirigida contra el secretario.

En la dirección del PSOE son conscientes de que propiciar a corto plazo un relevo en la Alcaldía de Arona, vía moción de censura, no resultará fácil. Así lo han reconocido a este periódico dirigentes del partido, que dan por hecho de que Mena activará la vía de los juzgados para recurrir su expulsión desde el momento en que el Comité de Ética y Garantías del Partido Socialista no le da la razón o desde el instante en que se presente una moción de censura.

Una fuente del PSOE admitía anoche que, si se diera ese escenario, es “probable” que el juez conceda las medidas cautelares que se da por hecho que pedirá el alcalde, lo que retrasará “durante meses” el pronunciamiento de la Justicia sobre la cuestión de fondo: la expulsión del partido.

No obstante, en el PSOE se confía en que la Justicia acabe por darles la razón. “El proceso será por la vía lenta, pero las circunstancias y la jurisprudencia apuntan hacia la salida del alcalde del PSOE”, señaló una de las fuentes consultadas.

Mientras, se mantienen abiertas las negociaciones de “todos con todos” para hallar una fórmula de gobierno que permita salir del atolladero actual. Unos dándole vueltas a la moción de censura y otros buscando apoyos que apuntalen una mayoría de gobierno en torno al actual regidor. Las espadas siguen en alto en Arona.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba