Tenerife

Un punto “oscuro” de acceso a Güímar por El Puertito y la TF-1

La falta de iluminación convierte en un punto negro la parada de guaguas y el paso de peatones de Puzol. DA

Hace unos años ya fue atropellada mortalmente una vecina de Güímar. Días después se ordenó pintar un paso de peatones en la zona de Puzol, en la salida y entrada del municipio desde la TF-1y desde la vía TF-61 que comunica El Puertito.

Años después, Óscar Izquierdo, presidente de Fepeco y residente en Güímar, denuncia que ese tramo sigue teniendo “una peligrosidad máxima para peatones y conductores”, sobre todo porque “la parada de guaguas y el paso de cebra cercanos a la autopista del Sur son un punto negro de máximo riesgo, por no contar con la iluminación pertinente”.

Izquierdo pone de manifiesto “la situación que se vive diariamente a primera hora de la mañana, antes de amanecer, y por la noche, por la falta de luminosidad en la parada de guaguas y el paso de cebra que hay en la TF-61, la carretera de Güímar a El Puertito, en la zona cercana a la autopista del Sur.

Muchos ciudadanos que tienen que trasladarse a primera hora o venir de sus trabajos al final del día tienen que estar o transitar por la citada zona. Al no haber visibilidad alguna, por falta de un punto de luz potente y suficiente, los peatones tienen que hacer uso de la luz de su teléfono o linternas, para cruzar la carretera o cuando están esperando la guagua, porque la oscuridad es absoluta. Además de la inseguridad personal que genera. No se puede esperar que haya un accidente o una desgracia, para después solucionar un problema que viene de lejos.

La prevención es la mejor medida y más efectiva para evitar cualquier tipo de accidente. La Administración tiene que actuar con rapidez, poniendo todos los medios necesarios para remediar esta anomalía, que si se mantiene puede tener consecuencias catastróficas en cualquier momento”, señaló el presidente de Fepeco.

Además, en calidad también de usuario de esa vía, Óscar Izquierdo indicó que “yo vivo en Güímar, o mejor, duermo en Güímar, porque salgo de madrugada a oscuras y regreso de noche y esa escena de personas con linternas pasando el paso de cebras la veo todos los días”, aseguró.

Hay que recordar que está pendiente también de concluir el proyecto de rehabilitación de la TF-61 desde la autopista hasta El Puertito, ya redactado y con ficha financiera, así como una actuación en el túnel que pasa bajo la TF-1 para que pueda ser transitada por peatones, al no existir ninguna pasarela. Una obra que se considera compleja.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba