Cultura

‘Metanoir’, de Gus Torres, mejor corto de Tenerife Noir Express

Alejandro Martín, director de Tenerife Noir, entrega el premio al mejor corto a Gustavo Torres. / Ricardo Pinillos Toledo

Metanoir, de Gus Torres, ha resultado elegido mejor cortometraje noir por el jurado de Tenerife Noir Express 2020, mientras que el público ha premiado conjuntamente  a Verde, de Fernando Arriaga, y Fundido a Negro, de Eric Peña. El Festival Atlántico de Género Negro entregó este domingo siete premios dotados en metálico a seis obras escogidas entre 20 cortos finalistas de un total de 35.

“Llegamos a contabilizar hasta 50 participantes al principio de esta cuarta edición de Tenerife Noir Express, hasta el final llegaron 35, entre los que seleccionamos los 20 finalistas -explica el coordinador de la edición de 2020, Anatael Pérez-. Por eso estamos muy contentos con la participación, que es más importante que los premios”.

El jurado -constituido por el director, guionista, productor y editor Vasnii Ramos; el director, guionista, productor y actor Gerson Ramos; la directora, guionista, productora, directora de fotografía y editora Rut Anguielina; el músico y técnico de sonido Óscar Aranda y el director, guionista, productor y actor Lamberto Guerra- decidió otorgar los siguientes galardones: Mejor Cortometraje Noir 2020, para Metanoir, de Gus Torres; Mejor Montaje, para Víctor Autón, por Verde, de Fernando Arriaga; Mejor Fotografía, para Fadía Díaz Jassar, por Carta a Culiacán, de Jorge Hernández López; Mejor Interpretación, para Samuel González, por Balas de Plata, de Tana González; Mejor Guion para Isabel Lores, por Perfiles, que también dirige, y mención especial del jurado, por su fotografía y uso de las texturas, para Femme, de Moisés Rodríguez.

GALARDONES CON DOTACIÓN ECONÓMICA

En esta cuarta edición de Tenerife Noir Express y, de acuerdo a la importancia que Tenerife Noir otorga al arte cinematográfico, el festival ha dado un salto organizativo para impulsar esta propuesta cultural y consolidar la convocatoria, mediante la dotación económica de todos los premios concedidos. El apoyo a la creación cinematográfica se materializa en el incremento de la cuantía asociada al premio al Mejor Corto Noir, que este año ha estado dotado con 1.000 euros, y una aportación de 500 euros para el Premio del Público, así como de 250 euros para los premios a Mejor Interpretación (dirigido al mejor actor o actriz); Mención Especial del Jurado; Mejor Fotografía; Mejor Guion y Mejor Montaje.

LA IGUALDAD EN EL ÁMBITO LITERARIO Y EL PAPEL DE LAS MUJERES EN EL GÉNERO NEGRO

“Las mujeres matan muy bien en literatura”, asegura la escritora, directora del sello editorial Grupo Tierra Trivium y editora de la colección Sangre y Tinta, Jimena Tierra. Las dificultades para las mujeres para ser reconocidas como participantes de pleno derecho en el género negro, o en la literatura en general, no son literarias, tienen que ver “con el patriarcado (…). El género negro y la literatura no tienen rasgos diferenciales a cualquier otro ámbito profesional, estamos caminando”, manifiesta la también escritora y directora del festival Guadalajara en Negro, Beatriz Gómez Lorenzo.

Tenerife Noir convocó dos mesas redondas con el objetivo de abordar la situación de las mujeres en la literatura y, especialmente en el género negro. Se trató, en primer lugar, de Los festivales de género negro y sus directoras, moderada por Charo González Herrera, que contó con la presencia in situ de Beatriz Gómez Lorenzo, por Guadalajara en Negro, y, a través de Internet, con Mayte Martín (directora de LPA Confidencial) y Angelique Pfitzner (directora de Lloret Negre).

Tenerife Noir abordó el sábado el papel de las mujeres en el género negro. / Ricardo Pinillos Toledo

En la mesa que siguió, la reflexión dio una vuelta de tuerca, al citar a las participantes bajo el título Retos de las mujeres creadoras y profesionales en el sector del libro, con la presencia de Jimena Tierra; Beatriz Gómez -en su condición de escritora- y la presidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores, ACTE, Felicidad Batista, un encuentro moderado por Izaskun Legarza, de la Librería de Mujeres de Santa Cruz de Tenerife e integrante del equipo asesor del festival tinerfeño.

Las intervenciones mencionadas, de las creadoras, respectivamente, de Equinoccio y Cambio de Rasante y Continuará y Serendipia, se dieron en el marco de la jornada dedicada por el Festival Atlántico de Género Negro, Tenerife Noir, a reflexionar sobre la igualdad en el ámbito literario y el papel de las mujeres en el género negro, el sábado 5 de diciembre, en el marco de la Feria del Libro, celebrada en El Palmetum.

“La literatura no tiene género, pero el mercado editorial sí lo tiene”, especificó Gómez Lorenzo, una sentencia que obtuvo el apoyo de todas las participantes, en las dos mesas de las que formó parte. La autora de Serendipia (Tierra Trivium, 2020) sacó a la luz cifras incontestables que evidencian la situación de las mujeres en la literatura: alrededor del 70% de las obras literarias que al año se editan en este país están firmadas por hombres. A la aportación de cifras ilustrativas se sumó Jimena Tierra, al informar que un estudio reciente revela que “los precios de los libros escritos por mujeres son un 45% inferior al de los escritos por hombres”.

Son datos incontestables y reveladores que la moderadora de la mesa, Izaskun Legarza, animó a utilizar, porque permiten reconocer la realidad de las mujeres en la literatura, una forma contundente de despejar dudas causadas por sensaciones personales basadas en experiencias concretas y limitadas.

La realidad quedó resumida en tres ideas: “La literatura es un camino que hemos emprendido y muchas veces nos toca dar patadas en las puertas por el simple hecho de ser mujeres”, dijo Gómez. “La clave está en que se nos vea y que se nos vea como escritoras de novela negra. Como editora me doy cuenta de que todo el sector está en manos de hombres. Distribuidores, compradores de productos, críticos literarios… todo el sector es masculino”, apuntó Tierra. “El sector del libro, como casi todos los sectores económicos, está altamente masculinizado cuanto más escalamos”, perfiló Legarza.

Por tanto, para las mujeres, el principal reto es la visibilización y el reconocimiento. Alcanzar estos objetivos se consigue mediante la apertura de espacios de igualdad, a la hora de conceder premios, por ejemplo, un ámbito fundamental que está comenzando a cambiar lentamente.

En este sentido, corresponde adoptar actuaciones decididas, como la tomada por Tenerife Noir hace unos años, al constituir un jurado paritario para la concesión del premio Ciudad de Santa Cruz de Novela Negra y Criminal. O las distintas acciones que prevé promover la asociación ACTE, que ha creado una sección de trabajo en su colectivo específicamente con este fin, según explicó su presidenta, Felicidad Batista, quien subrayó un hecho una vez más contundente: la mayoría de las personas integrantes de su asociación son mujeres, una proporción que no se evidencia en los resultados de los concursos literarios que se convocan en Tenerife.

MUJERES EN LA DIRECCIÓN DE FESTIVALES ‘NOIR’

En la mesa dedicada a las mujeres al frente de festivales literarios de género negro, Beatriz Gómez puso el dedo en la llaga al indicar que “en este país cada vez se lee menos” y relacionar esta situación con el papel impulsor de la lectura que debe animar a los festivales. Por ello propuso que los festivales no sean solo espacios de encuentro con los autores en un momento concreto, sino motores del impulso de la lectura con actividades a lo largo de todo el año.

“Tenemos que considerar la literatura no como ocio, no podemos competir con las estructuras de ocio (…), sino como esa experiencia y esa visión crítica, esa ruptura de pensamiento que nos tiene que llevar a situaciones y a planteamientos que nos lleven a cuestionarnos la realidad, que además es una de las bases del género negro”, apunta la directora de Guadalajara en Negro.

Este es el impulso que lleva al festival dirigido por Gómez a mantener una agenda permanente de actividades todo el año, mediante los clubes de lectura y a través de actividades de fomento de la lectura en institutos y asociaciones, para ir sumando lectores en la ciudad. Con este objetivo coincide el joven festival grancanario, que se suma a una experiencia de creación literaria y de encuentro de los jóvenes con autores en los institutos a través de un experimento que surgió de Tenerife Noir y ha cobrado vida propia, al extenderse por todo el archipiélago canario, el programa Islas de tinta, con el apoyo de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias.

No se trata solo de fomentar la lectura entre las mujeres -ya las estadísticas indican que las mujeres son también la mayoría entre las lectoras del género negro-; se trata, sobre todo, de visibilizar el trabajo de las mujeres en este ámbito tan popular de la literatura. Por este motivo, LPA Confidencial cuenta con el apoyo de espacios institucionales dedicados al fomento de la igualdad, destacó Martín.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba