Sociedad

El brote del Santa Rita se eleva a 180 casos, y «la cifra todavía no es real»

Fachada de las instalaciones de la Fundación Canaria Hogar Santa Rita, situada en el Puerto de la Cruz. Sergio Méndez

La situación de la residencia de mayores Hogar Santa Rita, en el Puerto de la Cruz, es “muy preocupante”; una “mala noticia” en medio de unas semanas clave para la Isla, que sigue encabezando los contagios. Con esta claridad se expresaba anoche el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, en declaraciones a DIARIO DE AVISOS, visto que en la jornada de ayer los casos de coronavirus en dicho centro sociosanitario se elevaron a 180, de los que 164 se detectaron entre usuarios y 16 en la plantilla de trabajadores.

Y aun así, el líder de la institución insular quiso recalcar que “la cifra todavía no es real”, puesto que no se ha completado el cribado. Como consecuencia del brote, la Consejería regional de Sanidad daba a conocer al mediodía, junto a su parte diario de datos estadísticos sobre la pandemia, que había decidido intervenir la infraestructura, haciéndose cargo del cumplimiento de las medidas recogidas en los protocolos. En este sentido, Martín dijo sospechar que es posible “que no se hayan seguido debidamente”, teniendo en cuenta el alcance progresivo que, hasta ahora, posee la crisis. “En las próximas semanas sabremos los resultados de los cribados, y estaremos atentos, porque nos preocupa mucho”, aseguró el presidente, al tiempo que admitió que “estos casos son los que más me afectan, porque tocan a los mayores, que son la población más vulnerable”.

No obstante, afirmó que el hecho de que el Gobierno se ponga al frente de esta coyuntura le da “tranquilidad”, porque se traduce en una “garantía” de tener una foto real de la situación. De hecho, concretó que el personal autonómico pondrá en práctica ya no solo criterios sobre la correcta atención a los usuarios del centro, previniendo la aparición de nuevos focos, sino que se encargará de realizar labores de limpieza y desinfección de espacios, a fin de acotar al máximo la posibilidad de contraer la enfermedad. Es más, de manera preventiva se han trasladado al Hospital Universitario de Canarias a un total de 24 pacientes, para un mejor seguimiento.

Santa Rita, que es la mayor residencia de Tenerife y cuenta con un millar de personas en su interior, se habría convertido, de acuerdo con el dirigente socialista, “en una bomba de relojería”, es decir, “lo que no queríamos que ocurriera”. Una arista más de un problema que golpea a la Isla de lleno, que se ha visto obligada a endurecer las restricciones por la alta tasa de positivos, incluyendo un toque de queda más estricto que en el resto del Archipiélago o la reducción de aforos. Todo ello, para evitar un confinamiento domiciliario que, a pie de calle, muchos dan por sentado, pero que podría dejar una secuelas prácticamente irreversibles sobre el tejido productivo insular, especialmente sobre el comercio local, en un contexto de Navidad.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba