Deportes

Un arbitraje demencial impide puntuar al CD Tenerife en el Tartiere (4-2)

El colegiado valenciano Saul Aig Reig echó por tierra las aspiraciones del CD Tenerife de puntuar en el Carlos Tartiere ante el Real Oviedo (4-2), tras expulsar injustamente en el primer minuto de juego a Carlos Pomares por una entrada a un rival que era más cartulina amarilla que otra cosa. El trencilla se mostró inflexible en su decisión y no consultó el VAR.

Los blanquiazules pagaron muy caro la errónea decisión arbitral, ya que en el minuto 4 encajaron el 1-0 con un gol de cabeza del goleador Blanco Leschuk, tras centro medido de Juanjo Nieto. Luis Miguel Ramis, entrenador del CD Tenerife, movió ficha y dio entrada a Álex Muñoz por Joselu para equilibrar la defensa blanquiazul. Aún se puso el partido más complicado para los tinerfeños en el minuto 7, cuando de nuevo Blanco Leschuk, muy oportuno, batió, tras dejada de Mossa, a Dani Hernandez (2-0).

El representativo, a pesar de todos estos contratiempos, logró acortar distancias en el minuto 16 por medio de Álex Bermejo, que marcó de cabeza a pase de Nono (2-1).

El cuadro astur pudo ampliar la diferencia tras una volea de Sangalli dentro del área que salió lamiendo la cepa del poste.
Los de Ramis, pese a la inferioridad numérica, mantuvieron el tipo, aunque apenas crearon peligro en los primeros 45 minutos. El Oviedo merodeó el área blanquiazul llevando el peligro en acciones a balón parado, que fueron desbaratadas por la defensa tinerfeña. Con el 2-1 se llegó al descanso.

Tras la reanudacion, el Oviedo empezó acosar el marco de Dani Hernández buscando poner tierra de por medio en el marcador. Los blanquiazules mantenían a raya a su rival con un 4-4-1, con Fran Sol como hombre más adelantado.

Ramis movió ficha, en el minuto 60, con las entradas de Javi Alonso y Apeh en detrimento de Álex Bermejo y Nono.

En una acción a balón parado, minuto 64, el Tenerife igualó el encuentro con un cabezazo de Carlos Ruiz. El VAR dio por bueno el gol al estar el granadino en línea (2-2).

Lo más difícil se había logrado, que era igualar un 2-0 en contra y en inferioridad numérica, pero no duró mucho la alegría a los blanquiazules, ya que dos minutos después (66’), un despiste de la defensa tinerfeña supuso el 3-2 para el Oviedo al marcar Rodri de plancha.
Dos nuevos cambios se llevaron a cabo en el equipo tinerfeño, minuto 75, con las entradas de Sipcic y Jorge Padilla en lugar de Alberto y Fran Sol.

La sentencia llegó en el minuto 78 con el cuarto gol del Oviedo, anotado por Borja. En el minuto 88, Spcic anotó el 4-3, pero el tanto fue anulado por empujón claro del serbio.

A pesar de la derrota, mucho mérito tiene el partido del CD Tenerife, que desde el primer minuto de juego jugó en inferioridad numérica. Lo único que se le puede achacar a los blanquiazules fue su fragilidad defensiva que a la postre costó muy cara.

Luis Miguel Ramis: “Pomares estaba muy mal, ha sido injustamente tratado”

El entrenador del CD Tenerife, Luis Miguel Ramis, se mostró contrariado por cómo transcurrió el choque ante el Real Oviedo, con la expulsión en el primer minuto de Pomares. El técnico tarraconense no vio la tarjeta roja por ninguna parte. “Carlos Pomares es un chico noble. Estaba muy mal, ha sido injustamente tratado. He visto la acción. Al bajar el pie le ha rozado, pero para expulsar a un jugador antes del minuto uno se debe tener muy claro”.

Ramis también se refirió a la fragilidad defensiva de su equipo, que le costó muy caro al encajar cuatro goles, alguno de ellos evitables.
“No hemos defendido nada bien. Nos han hecho gol prácticamente sin oposición. Hay que chocar, pelear con garra e intensidad. Si esto no ocurre, te penalizan”.

El CD Tenerife seguirá en la Península, ya que el martes juega Copa con el Sestao.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba