Economia

el sector pide ya el rescate

El sector turístico de Canarias ha pasado de estar en la UVI, al decretarse el cierre turístico el pasado 26 de marzo, a un coma inducido en la actualidad. El Archipiélago ha pasado de cerrar el año con cifras récord de 15,9 millones de turistas en 2019 a, con suerte, 5 millones este maldito 2020. Todos los sectores de las Islas se han visto afectados de una u otra forma por la pandemia, pero, sin lugar a dudas, es el turismo y todas las actividades que giran a su alrededor las que se desangran poco a poco.

Es cierto que este caos turístico que vive el Archipiélago no se debe a una crisis de destino [la gente quiere seguir viajando a Canarias] si no a una situación sanitaria que esperemos acabe pronto. Esto beneficiará al sector puesto que desde que se contenga la pandemia y la gente se sienta segura, las Islas volverán a recibir turistas en la misma proporción que antes. Pero ¿mientras tanto? ¿Cuántas empresas se van a quedar por el camino?

Es precisamente por esto que este semana el presidente de la patronal nacional de hoteleros, Jorge Marichal, reclamó un plan de rescate para un sector que “agoniza” y que ya da por perdida su temporada alta: el invierno. La incertidumbre, o montaña rusa como dice Marichal, en la que viven los empresarios del sector con decisiones sorpresivas día sí día no acarrean números pérdidas.

Se abrió el espacio aéreo y Canarias podía comenzar a recibir turistas. Todo estaba preparado, pero Alemania y Reino Unido, principales mercados de las Islas, decretaron una cuarentena de 15 días para todos los ciudadanos que regresaran a su país de pasar unas vacaciones en las Islas. El sector comenzó a pedir insistentemente que se permitiera hacer test a todos los turistas que entraran en el Archipiélago. Se ofrecieron, incluso, a costearlos. Madrid se negaba con la excusa de que Europa no lo autorizaba. Tras varios meses de tira y afloja finalmente el Gobierno de Pedro Sánchez se decidió a exigir a todos los turistas que vinieran de Europa a España (incluida Canarias) una prueba PCR negativa 72 horas antes del viaje.

Otro varapalo al sector. Resulta que este tipo de pruebas son mucho más caras y poco accesibles en los países emisores de Canarias, lo que retrae la posibilidad de viajar. Por ejemplo, en los países nórdicos el coste de esta prueba oscila entorno a los 200 euros, precio que hay que sumar al coste del billete, a lo que hay que unir la escasez de laboratorios que realizan este prueba en el país.

El Gobierno canario, consciente de esto, decide plantar cara a Madrid y, vía decreto, declara el cierre perimetral de las Islas para poder autorizar los test de antígenos a los turistas, mucho más asequibles. Sin embargo, Madrid aún no ha dado la orden a Sanidad Exterior que es quien en los aeropuertos permite la entrada de pasajeros.

Y, en medio de todo esto, Reino Unido saca a Canarias de la lista de destinos seguros por sus malas cifras epidemiológicas, especialmente las de Tenerife. Cuando todo parecía marchar y los hoteleros empezaban a ver como se podía salvar algo de la temporada de invierno, los británicos echan por tierra las esperanzas de un sector que agoniza y cuya caída afectará a toda la sociedad canaria. Es por ello, que piden un rescate basado en la exoneración de impuestos locales, del 100% de las cotizaciones de los empleados que siguen en ERTE y un sistema de ayudas directas para aquellas empresas que llevan cerradas desde el pasado 26 de marzo.

El sector turístico canario no sólo representa el 35% del PIB de las Islas. El peso del valor añadido generado por las actividades turísticas en Canarias se refleja en un 11,4% del total del impacto económico del turismo en toda España. Es por esto que los empresarios no se explican el “desprecio” del Gobierno de Madrid a un sector que tanto aporta a la economía nacional y que en estos momentos pide desesperadamente ayuda para salvar empresas y empleo.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba