Tenerife

Un juzgado lagunero ya indaga sobre el presunto homicidio imprudente en un centro del IASS

Consuelo, de 63 años, falleció en los primeros días del pasado junio. DA

La titular del Juzgado de Instrucción Número 4 de La Laguna ha ordenado la práctica de varias diligencias a raíz de la denuncia presentada por la muerte de una mujer ingresada en un centro del Instituto de Atención Socio Sanitaria (IASS) y que se acabó produciendo en el Hospital Universitario de Canarias (HUC), en hechos que tuvieron lugar entre los últimos días del pasado mayo y primeros de junio. Tal fallecimiento fue denunciado por el hijo de la fallecida, de nombre Consuelo, como un presunto homicidio imprudente, en asunto adelantado en su día por DIARIO DE AVISOS.

En concreto, Consuelo sufrió una caída mientras la bañaban en el Hospital Nuestra Señora de los Dolores, un centro adscrito al IASS ubicado dentro del término municipal de La Laguna. El accidente tuvo lugar el pasado 23 de mayo, pero no fue hasta el día 28 del mismo mes cuando se procedió a su traslado hasta el HUC. Allí se percataron de la gravedad de las lesiones que sufría esta tinerfeña de 63 años de edad, pero los episodios febriles y, en general, el empeoramiento de su estado de salud imposibilitó una intervención quirúrgica.

Lamentablemente, el 4 de junio se produjo el fallecimiento de la mujer. Se trata, según los resultados preliminares de la autopsia llevada a cabo en el Instituto de Medicina Legal de Santa Cruz de Tenerife, de “una muerte violenta” de origen “accidental” (la caída).

En pocas palabras, la forense sostiene que la causa fundamental del óbito fue la fractura de cadera y la consiguiente infección, que terminó por desequilibrar su salud, dadas las patologías previas que la llevaron a ser una persona dependiente.

Ahora, su hijo Isaac pide justicia y ha presentado una denuncia ante los juzgados por presunto homicidio imprudente, a resultas de la cual la jueza ha ordenado varias pesquisas.

Por una parte, se requiere al HUC el historial médico de la fallecida; por otra, que el centro del IASS remita tanto su historial médico como que identifique a quienes la trataron del 23 al 28 del pasado mayo, especificando quién realizó anotaciones en el mismo ese día 28.

Por último, ha solicitado al médico forense que informe sobre “la posible tardanza en el diagnóstico e indique hasta qué punto una demora de cinco días en el diagnóstico de la fractura pudo ser la causa de la muerte y, si la misma es fácilmente diagnosticable en un examen físico de la paciente por personal rehabilitador”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba