Sociedad

la odisea de un tinerfeño atrapado en Escocia

Ankor Ramos es un apasionado de la fotografía. Es de los buenos. De los que planea su viaje, lo prepara con mimo pensando siempre en obtener las mejores instantáneas. Y las logra. Por eso, el viaje a Escocia que emprendió hace unos días era una oportunidad única, casi un sueño que, como suele decirse en estos casos, tirando de tópico, se ha convertido en pesadilla.

Tras recorrer el país, tras acumular experiencias, tocaba volver. Ahí comenzaron los problemas. “Yo tenía que regresar el domingo pasado, a las 12.15, en un vuelo directo que no tocaba otro territorio del Estado, iba directamente a Canarias, desde Edimburgo a Tenerife Sur. Cuando fui a cumplir el trámite para solicitar el Ministerio de Sanidad, de descarga de un código QR, no pude descargarlo, pero toda la documentación oficial decía que no era necesario, pues lo que hacía era regresar a las Islas. En principio me tendrían que hacer una prueba al regresar, pero no fue así, porque no he podido viajar”.

El problema para Ankor es que al llegar al aeropuerto una trabajadora le dice que España exige tener un PCR para volar. “Le enseñé que era residente canario, que en las Islas es distinto, pero nada, no me deja pasar. Primero me pide el código QR, que no me generó la página web, y luego un PCR. En todo momento me insiste en que no podré volar”.

Comienza entonces un calvario. El tinerfeño llama al consulado español y la persona que lo atiende, al teléfono, trata de convencer a la empleada de la compañía, Ryanair, explicando que la legislación es distinta: “Le dice que no me puede prohibir el embarque, pero se cierra en banda. No hay opción de hablar con nadie por encima de Ryanair. Al final no vuelo”.

Lo más paradójico de todo es que, al no poder viajar, Ankor queda libre para poder transitar por Escocia, algo que en teoría debe ser más peligroso en relación al virus que haber cogido su vuelo: “He tenido que reservar un hotel en Edimburgo, porque tengo que pasar cinco noches más para volar, en principio, a primera hora del viernes a Tenerife. He pagado para hacerme una PCR en el propio aeropuerto, que costará 80 libras, porque en el centro de la ciudad era casi del doble y, para colmo, he comprado otro billete porque Ryanair no me deja cambiarlo. Me han dicho que reclame a la compañía de seguros”.

Curiosamente, Ankor quiso volar directamente para evitar problemas, porque tenía otras opciones de regreso, pero nada le hacía esperar esta situación: “Es la página oficial de Turismo de Escocia decía que Canarias estaba exenta de tener que llevar a cabo ningún tipo de cuarentena. Pude entrar y ahora no puedo salir. Es absurdo. La legislación canaria me ampara, pero aquí sigo yo”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba