Cultura

una novela contra la finitud

El escritor Israel Reyes. / DA

“Tenemos la certeza de que todo comienza y termina; un día nacemos y luego, más tarde o más temprano, morimos. En esta novela planteo lo contrario: la vida no concluye con la muerte, sino que continúa”. Esa es la idea, el punto de partida, de Mr. X. El libro del tiempo (Editorial Adarve, 2020), la primera novela del tinerfeño Israel Reyes (Santa Cruz de Tenerife, 1973), un relato que el autor no sitúa en ningún subgénero específico, pues reúne aspectos de la ciencia ficción, de la novela histórica, de la de acción y también posee un contenido filosófico.

“Me gustan las obras que nos invitan a varias lecturas, que, además de la trama y los elementos más o menos explícitos, incluyen un contenido más profundo. Y esto no solo en la literatura, también en el cine, la pintura, la música…”, detalla el escritor. En este caso, Israel Reyes, señala que en la obra se reflejan diversas influencias, como la de Platón y la alegoría de la caverna, con el mundo de lo sensible, de las sombras, frente al de las ideas, donde verdaderamente está la realidad. “Escribir sobre la dualidad, el bien y el mal, lo negativo y lo positivo, lo frío y lo caliente… me interesaba mucho”.

PASADO, FUTURO Y PRESENTE ALTERNATIVO

Mr. X. El libro del tiempo nos sitúa en un escenario contemporáneo que se combina con el histórico, de manera que los personajes del pasado entran en relación con los del presente. “Pero sobre todo hay un personaje muy importante -resalta el autor-, que prácticamente es el protagonista, El libro del tiempo. Se trata de un volumen muy antiguo que posee ciertas cualidades: quien lo lee conoce el pasado y el futuro, pero también cómo habría sido su vida si no hubiera tomado ciertas decisiones en determinados momentos”. Para encarar este proyecto literario, Israel Reyes ha abordado una labor de documentación histórica. Así, en la novela aparece la figura del obispo y teólogo –y hereje– Félix de Urgel (siglo VIII?-Lyon, Francia, 818), “que se convierte prácticamente en un personaje de acción”.

Mr. X. El libro del tiempo comenzó a gestarse hace ya 20 años. “Pero no la novela, sino la idea argumental”, puntualiza su autor. “Al principio me planteaba escribir un guion cinematográfico y comencé a hacer anotaciones, a crear escenas, argumentos y diálogos, pero como también pinto, esa idea inicial poco a poco se convirtió en un proyecto de novela gráfica que, más tarde, hace de esto como tres años, decidí que sería una novela”.

Portada de la novela. / DA

EL PROCESO CREATIVO

A medida que se desarrollaba este proceso, la historia fue evolucionando. “Al comienzo era todo bastante sencillo -comenta Israel Reyes- y controlaba todo el argumento. Sin embargo, al irlo plasmando en la novela, esa trama adquiría complejidad y prácticamente se iba creando sola. Los personajes originaban las situaciones”. “A menudo, era prácticamente como si entrase en un videojuego: me sentaba a escribir y lo único que tenía que hacer era una descripción de todo aquello que observaba. A partir de ahí, me centraba en trabajar en la forma de contar los hechos y la perspectiva desde la que los vivían cada personaje”, expone el escritor, que si bien confiesa que al comienzo no fue ajeno al síndrome del folio en blanco, una vez que entró en “el mundo de la imaginación”, plasmar este proyecto llegó a convertirse incluso en algo divertido: “Un momento de evasión que, además, me resultó muy enriquecedor”, apostilla.

Las inquietudes artísticas de Israel Reyes abarcan muchas disciplinas: pintura, teatro, cine… y ahora mismo se halla embarcado en una nueva experiencia literaria, un relato en el que de nuevo confluyen el pasado y el presente.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba