Sociedad

La vacuna, el regalo más esperado, se repartirá desde el domingo en las Islas

Un letrero deseando felices fiestas en la concurrida avenida tres de mayo de Santa Cruz | SERGIO MÉNDEZ

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, fue la portadora ayer de una de las noticias más esperadas del año: los Estados miembros del club comunitario, siguiendo la estela de Reino Unido, podrán comenzar a inocular a sus ciudadanos la vacuna desarrollada por Pfizer y Biontech, toda vez que esta recibió, horas antes, el aval de la Agencia Europea de Medicamentos. Un anuncio que arroja esperanza a todos aquellos que, directa o indirectamente, se han visto afectados por la pandemia, y que también tendrá eco en Canarias, pues está previsto, tal como dio a conocer la semana pasada el portavoz del Ejecutivo regional, Julio Pérez, que la campaña de vacunación se inicie el próximo día 27 en las Islas.

Sin embargo, como nos tiene acostumbrados este 2020: una de cal y otra de arena. El balance diario de la Consejería canaria de Sanidad no fue muy alentador para Tenerife en el arranque de la semana, sumando 114 de los 162 casos de COVID detectados en la jornada anterior en el Archipiélago. Además, de los 11 fallecimientos registrados en la comunidad, la Isla acaparaba nueve, continuando así en el ojo del huracán y alejándose de la posibilidad de evitar un confinamiento similar al de marzo, con las consecuencias que ello acarrea para la práctica totalidad de sectores productivos; desde el turismo a la hostelería. Una tendencia a la que ya empieza a temer también Gran Canaria, cuyo presidente, Antonio Morales, advirtió a la población de que las cifras “vuelven a tomar una senda ascendente”.

Y a la preocupación por la inminencia de fechas tan marcadas en el calendario como Nochebuena o Nochevieja, en las que tradicionalmente tienen lugar encuentros con toda la familia, se une la irrupción de hasta dos nuevas variantes de la enfermedad originada en la ciudad china de Wuhan. Así lo confirmaba ayer la doctora responsable de enfermedades emergentes y zoonosis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Van Kerkhove, asegurando que una cepa de la COVID identificada en Sudáfrica constituía la segunda mutación del virus que circula por el globo -que se sepa-, sumándose a la de Reino Unido, que provocó el cierre de algunas regiones de la nación británica, incluida la capital, Londres.

Precisamente a consecuencia de este hecho, España tomó la decisión de limitar desde hoy el tránsito de pasajeros con el país que preside Boris Johnson, con dispensas solo para españoles y residentes que porten un test negativo de la enfermedad, a fin de prevenir la importación de casos vinculados a la nueva cepa, si bien el ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseveró que “no hay constancia” de que esté circulando por el territorio nacional, lo cual, según matizó, no quiere decir “que no lo esté”. Asimismo, el titular de la cartera estatal se pronunció sobre el alto nivel de contagiosidad que se le atribuye a estas bifurcaciones, sosteniendo que se trata de una “posibilidad” y que aún no está “científicamente acreditada”.

HOGAR SANTA RITA

El que sí está debidamente localizado es el mayor brote de coronavirus activo en Canarias: el de la residencia Hogar Santa Rita II del Puerto de la Cruz, que de acuerdo con los datos recabados por Sanidad eleva sus positivos a 257, de los que 508 serían residentes y 49 trabajadores. Aparte, se ha tenido constancia de 10 muertes asociadas a dicho foco. Una gota más en un vaso que parece estar al borde de rebosar, en la medida en que las medidas restrictivas impuestas por las autoridades no han surtido efecto. Y el día 24 está a la vuelta de la esquina.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba