Sociedad

“Las variedades ancestrales pueden ser el futuro de nuestros vinos”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Miguel Torres Maczassek, director general de Familia Torres, se emociona al hablar del proyecto de recuperación de variedades ancestrales de vides, que, después de muchos años, empieza a dar sus frutos y que “puede ser el futuro de nuestros vinos”. Familia Torres, además, ultima un plan, tan pronto como se abran las fronteras, para promocionar Canarias en algunos de los principales mercados “donde nosotros estamos exportando y nuestra presencia es importante, como Reino Unido, Alemania y en parte Holanda, que, asimismo ,son países que emiten mucho turismo a las Islas”.

Miembro de la quinta generación de Familia Torres, el director general reconoce que “hace ya más de 50 años que estamos en Canarias, que es como nuestro segundo hogar”, de ahí que “siempre que hemos podido en circunstancias críticas hemos intentado ayudar”, como ahora, en que el impacto producido por el coronavirus en el Archipiélago “ha sido muy fuerte por la ausencia de viajeros”.

En esa línea, Miguel Torres Maczassek destaca que “hemos empezado un plan que va a consistir en la promoción de Canarias en algunos de los principales mercados donde nosotros estamos exportando y nuestra presencia es importante”. Se refiere a países como Reino Unido, Alemania y parte de Holanda, lugares que, asimismo, “emiten mucho turismo a Canarias”. “Así que tan pronto las fronteras empiecen a abrir y sea posible viajar vamos a empezar esta campaña, que va a tener cinco millones de impactos, en los que vamos a hablar de lo positivo que es venir a pasar las vacaciones a Canarias. Igualmente, vamos a sortear viajes y estancias en hoteles de las diferentes islas”, manifestó.

Ahí no acaban los proyectos de Familia Torres, que, conjuntamente con Damm y Mediapro, promueve Horeca challenge, dirigido a apoyar a startups que “busquen soluciones innovadoras y que puedan implementar, sobre todo, un mejor negocio para bares y restaurantes. Estamos hablando de algunos premios interesantes y de aplicar la digitalización a los retos actuales que tenemos con la COVID”.

La convulsa situación internacional ha deparado algunas sorpresas a Familia Torrres. Es el caso de Reino Unido, donde “el británico que precisamente no ha podido viajar a Canarias o a otros destinos de España se ha quedado más en casa y ha consumido bastante nuestros vinos, porque los ha podido comprar allí. Por eso podemos decir que para nosotros en Inglaterra no ha sido un mal año, más bien lo contrario”. Y la situación mejora en China, que vuelve a una casi normalidad y donde “llevamos tres meses encadenando resultados positivos después de un año muy, muy difícil”.

Miguel Torres Maczassek se declara “muy contento” del acuerdo que mantienen con bodegueros de Canarias para distribuir sus vinos. “Cuando llegamos a las Islas y vimos estos fantásticos viñedos históricos siempre estuvo en nuestra mente que teníamos que intentar ayudar a estas bodegas y a estos viticultores. Creo que son vinos de una altísima calidad y que ponen de relieve esa gran tradición vitivinícola que hay en Canarias. Así que estamos felices y esperamos continuar muchos años”, dijo.

Y hablando de viñedos históricos, el director general de Familia Torres está especialmente contento con un proyecto que empieza a mostrar sus primeros resultados: la recuperación de variedades de vides antiguas españolas. “Estamos contentos porque ha sido un trabajo de muchísimos años, pero ya estamos viendo que está dando sus frutos más importantes”. El exhaustivo trabajo realizado en Cataluña ha permitido encontrar “ya más de 64 variedades ancestrales que habían existido antes de la filoxera. Y nos ha sorprendido mucho, porque alguna de estas variedades que proceden de tiempos mucho más remotos, seguramente de la Edad Media, son precisamente variedades que tienen una maduración muy tardía y muy buena acidez. Y esto en un entorno de cambio climático nos hace pensar que alguna de estas variedades pueden ser el futuro de nuestros vinos, pues, con el cambio climático, los vinos pierden acidez, la maduración es más temprana… Hemos estado plantando ya algunas de estas variedades, como la forcada o la moneu, y ya están empezando a salir algunos de los vinos que las incorporan”.

Mirando a 2021, Miguel Torres Maczassek admite que “el próximo verano seguramente no será aún como un años normal, pero sí mucho mejor que el 2020, ya que partimos de la premisa de que la vacunación contra el coronavirus va a proporcionar una estabilidad en el sistema sanitario y una cierta tranquilidad que va a permitir que sea más difícil dar pasos hacia atrás y perjudicar en este aspecto la economía y a todas las personas que viven de la restauración”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba