Sociedad

Guía para resolver dudas sobre la vacunación: quién, cómo y cuándo

La ahora celebérrima Araceli, una anciana de 96 años, se ha convertido en la primera persona que ha recibido la vacuna contra la COVID-19 en España. Fue el domingo en Guadalajara, una de las zonas más golpeadas por la pandemia, y ahora su vacunación significa que la ciencia va venciendo al virus. Pero, tal y cómo ha remarcado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, este es el principio del fin, pero ni mucho menos ha acabado. No hay que bajar la guardia. Tras la vacunación de Araceli, las dudas que surgen son ¿quiénes serán los siguientes? y, sobre todo, ¿cuándo me tocará a mí? El Ministerio de Sanidad ha informado de que la campaña de vacunación se extenderá como mínimo hasta el final de verano. Se priorizará por grupos de riesgo, no se vacunará a todos ni será obligatoria.

¿Cuándo me vacuno?

Depende. La primera etapa de vacunación se extenderá hasta marzo. De abril a junio, si todo sale según lo previsto, será la segunda y a partir de julio empezará la tercera. En todas ellas siempre se intentará priorizar a las personas más vulnerables, ya sea por su edad o por las patologías previas. Además de la primera vacuna, todas las personas tendrán que someterse a una segunda, una vez que hayan pasado 21 días. Será un mes después de todo eso cuando ya se haya desarrollado la inmunidad.

Los primeros

Si bien ya se sabe que va a haber tres etapas, hasta el momento solo se conocen los grupos que forman la primera etapa de vacunación. Los primeros de diciembre a marzo serán los residentes en centros de personas mayores y de atención a grandes dependientes. Dentro de este primer grupo se incluye al personal sociosanitario. El segundo grupo de vacunación de esta primera etapa está formado por personal de primera línea en el ámbito sanitario. Aquí entran quienes trabajan en unidades covid, en el transporte sanitario urgente, los trabajadores de las UCI o los propios vacunadores. El tercer grupo será el resto de personal sociosanitario, aunque podría haber variaciones según el grado de contacto que se pueda tener con el virus.En el cuarto estarán ya los grandes dependientes (en grado III).

¿Cómo me entero?

Tanto durante esta primera fase como durante las demás, el sistema de notificación será el de cita previa. Lo más habitual en estos casos es que se notifique por SMS, como cualquier otro trámite con la Administración de turno. Serán las comunidades autónomas las responsables de avisar el lugar y la hora de vacunación. Salvo excepciones por casos especiales, los lugares de vacunación serán los centros sanitarios tradicionales.

¿Es obligatorio?

No. Para nada. Aunque es recomendable, en todo caso será voluntaria, conforme a la ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de medidas especiales en materia de salud pública. Sin embargo, el Ministerio sí pide que se registren los casos que rechacen la vacunación “con la finalidad de conocer las razones de reticencia en diferentes grupos de población”. Para estudiar por qué alguien no quiere. Antes de cualquier vacunación es necesario un consentimiento informado, ya sea verbal o por escrito.

¿Cómo se priorizará?

De momento, no hay nada especialmente definido respecto a quién irá primero en las demás fases de vacunación. Se tendrá en cuenta la edad, si ha habido patologías previas, si se trabaja en un entorno cerrado o abierto, si la localización es propensa a los brotes, etcétera. Se tendrá en cuenta hasta la situación socioeconómica, para priorizar a aquellos que el hecho de estar confinados pueda perjudicar gravemente su nivel de vida. Aunque no hay un orden aún, por supuesto, todos los grupos se jerarquizarán. Se da por hecho que los jóvenes serán de los últimos en vacunarse y que los mayores de 64 serán de los primeros.

¿A quién no se vacuna?

De momento, no se va a vacunar a los niños menores de 16 años. Esto se debe a que los jóvenes de esa edad no han participado en los ensayos clínicos y aún hay que probar la eficacia de la vacuna. El principal objetivo ha sido sacarla cuanto antes y de una forma segura, pero para los más vulnerables. Como los más jóvenes no lo son, quedarán exentos por ahora. Hay otros casos que habrá que estudiar individualmente. Por ejemplo, el de las embarazadas.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba