Tenerife

Ferraz rechaza las alegaciones de Mena contra su expulsión del PSOE

La dirección nacional del PSOE notificó ayer a José Julián Mena su rechazo a las alegaciones presentadas por el alcalde de Arona contra su expulsión del partido, una comunicación que agota, en principio, los recursos orgánicos de los que disponía el regidor para evitar su salida de la formación política con la que logró la Alcaldía en 2015 y en 2019, esta última con mayoría absoluta.

La notificación de Ferraz se produce después de que el 13 de noviembre la Comisión Ejecutiva Federal, con el respaldo de las direcciones regional e insular, comunicara las expulsiones de Mena y del exconcejal de Urbanismo Luis García, tras haberles abierto sendos expedientes disciplinarios por no entregar sus actas de ediles ante la imposibilidad de hallar una salida pactada a la crisis municipal abierta desde la destitución del concejal de Urbanismo el 22 de junio.

Mena disponía de un plazo de 10 días para recurrir y esperó hasta última hora para mover ficha, lo que le permitió esquivar in extremis su pase al grupo de no adscritos. La presentación de las alegaciones ante la Comisión Federal de Ética y Garantías del PSOE en la antesala del último pleno municipal, el 26 de noviembre, dio lugar a que el secretario del Ayuntamiento elaborara un informe en el que indicaba que, “al no ser la expulsión un acto firme, no puede darse cuenta al Pleno, sino una vez que se haya resuelto el recurso interpuesto”, por lo que anunció la retirada del punto del orden del día.

La decisión provocó las críticas de CC y PP al entender que la notificación del órgano de dirección del PSOE tenía carácter ejecutivo. En cambio, el secretario sí dio cuenta del pase al grupo de no adscritos del exconcejal de Urbanismo tras no presentar recurso contra su expulsión del partido.

El alcalde ha manifestado en reiteradas ocasiones que, en caso de que se confirmara la expulsión, se defendería en los tribunales con la petición de medidas cautelares, por entender que se ha vulnerado su potestad y sus derechos fundamentales. Mena entiende que su partido no puede expulsarle por destituir a un edil, competencia que, recuerda, la Constitución y las leyes le atribuyen.

Hasta ayer por la tarde, no constaba en el Ayuntamiento la entrada de la comunicación emitida por la dirección del PSOE, según confirmaron fuentes municipales, por lo que todo apunta a que hasta el lunes el secretario no tendrá constancia oficial del documento, ya que hoy es un día considerado inhábil.

A partir de entonces, los grupos políticos podrán solicitar la convocatoria de un pleno extraordinario para acelerar el pase del alcalde al grupo de no adscritos y, en teoría, dejar la puerta abierta a una moción de censura.

A ese próximo Pleno, el regidor intentará llegar con algún dique de contención, ya sea en forma de medidas cautelares (su principal baza defensiva) o argumentando algún posible defecto de forma a lo largo del proceso de expulsión.

Paralelamente, se mantienen abiertas las negociaciones a varias bandas para hallar una fórmula de gobierno que permita articular una mayoría que garantice la estabilidad política del Consistorio hasta el 2023. Unos dándole vueltas a una posible moción de censura, de cuya viabilidad se sigue dudando en el sector menista, y otros buscando nuevos apoyos en torno al actual regidor. Aún queda mucho partido por jugar en Arona.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba