Sociedad

La Nochevieja rinde homenaje a la cocina de nuestros mayores

Pocas fiestas de fin de año, como la de mañana, concitan el mismo deseo que es acabar, e intentar olvidar, el 2020 y empezar un 2021 que con la llegada de la vacuna ha abierto las puertas de la esperanza. Si hasta ahora el paso del 31 de diciembre al uno de enero era abandonar viejos e insanos hábitos con la promesa de sustituirlos por más horas de deporte, mejor y más sana alimentación y más conciliación familiar, en esta noche los brindis en las reducidas mesas familiares irán encaminados a recordar a los seres más queridos que ya no están o están en zonas perimetrales a las que no podemos acercarnos.

Y quizás una de las mejores maneras de rendir homenaje a aquellos mayores que se han marchado en la soledad del coronavirus y que no pudimos abrazar en sus últimas horas, sea recuperar ese recetario tradicional familiar de nuestros mayores, de kilómetro 0, con productos de las pequeñas huertas y saludables.

Hay que recordar que Canarias no tiene una tradición específica de platos para Nochevieja. Además, el rápido avance en poco más de 30 o 40 años de una gastronomía basada en el consumo de los propios recursos a otra mucho más diversa con la llegada de las grandes superficies ha sido elementos que han variado la gastronomía de esta fiesta cargada de glamour y excesos.

Pese a estas influencias externas muchas familias canarias han mantenido las costumbres de unos platos arraigados a estas fechas y que todavía sobreviven. Así, por ejemplo, hay que citar como entrantes la tradicional pata asada, junto a unos buenos langostinos, gambas o lapas si esos días ha estado buena la mar para proceder a las capturas de estos moluscos

La sopa de mariscos o el caldo de gallina, a ser posible vieja, viene a sentar las madres y prepararse para una buena digestión. A continuación vienen los platos más fuertes de la noche. Si hablamos de pescado, los canarios prefieren los pescados en salazón como el bacalao, preparado en encebollado, o la cazuela, que se elabora con sama, cherne o mero.

En lo referente a las carnes, predomina el conejo en salmorejo, el cabrito embarrado, la más popular carne fiesta o el cordero. De postre, la tradición manda con los pasteles de hojaldre rellenos de guayabo, los rosquetes de vino, los bizcochos o las truchas, rellenas de batata o de cabello de ángel.

La cocina de las islas se caracteriza por su sencillez y por el aprovechamiento del producto de proximidad. Y para armonizar la comida, vinos blancos, tintos y espumosos de las islas.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba