Tenerife

Santa Cruz centrará la actividad de Fiestas en el segundo semestre

El concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz, Alfonso Cabello (CC). Fran Pallero

Si hay un área que ha tenido que ir readaptando sus proyectos, uno tras otro, por culpa de la COVID-19 esa es la de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz. Ante la experiencia adquirida en estos meses, el actual concejal del Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas (Oafar), Alfonso Cabello, confía en que toda la actividad que su área tiene prevista para este recién estrenado 2021 se concentre en el segundo semestre del año, cuando espera que la actividad vuelva a la calle. “Resumiendo mucho, queremos montar un escenario en mayo y no quitarlo hasta diciembre”, admitía el edil en la presentación de los presupuestos de su área. De esta forma, la suma de las Fiestas de Mayo, fiestas patronales, actividades de dinamización y Navidad se situaría en 1,3 millones concentrados en esos meses.

Y es que, a pesar de la pandemia, el área de Fiestas en Santa Cruz contará este año con 5,6 millones (un millón y medio menos que en 2020), de los que 2,3 son para el Carnaval virtual de 2021. El edil defiende esta última cifra, fuertemente criticada por la oposición, señalando que “mantenemos las ayudas en un solo pago (800.000 euros) a los grupos, de los que tiraremos durante todo el año, ya que no habrá Carnaval en la calle. También sumamos ayudas para los diseñadores que van a participar en las tres galas televisivas que están previstas, a lo que se suma el gasto plurianual comprometido, que ya veremos si se puede ejecutar”.

Cabello se mostró crítico con la fórmula contractual elegida por su antecesor, Andrés Martín, para los servicios del Carnaval, que le obliga, asegura, a mantener contratos por servicios que no se van a prestar por culpa de la pandemia. “Son contratos plurianuales que el anterior concejal dejó firmados para 2021”, detalló. “Estamos hablando -continuó- de un contrato de 585.000 euros de estructuras y de unos 300.000 euros en luz y sonido, a parte de otros que también tienen gasto comprometido, como seguridad, baños químicos, mesas y sillas, fuegos artificiales…”.

El edil avanzó que su intención es renegociarlos. “Si no hay Carnaval, por ejemplo, no se prestan determinados servicios, así que modificaremos los contratos cuando se den las necesidades específicas”. Cabello pone un ejemplo: “Si yo realizo un programa que necesita de unas estructuras, será la empresa que ganó ese contrato la que las realice. Además, como los contratos son con Fiestas, mi intención es usar esos contratos para el resto de actividades que se desarrollarán a lo largo del año, balanceando para cubrir las obligaciones contractuales adquiridas”. Este “fraccionamiento” de contratos, como lo denomina Cabello, es precisamente lo que, según se conoció esta última semana, investiga la Fiscalía, por si fuera constitutivo de delito

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba