Sociedad

Trece fallecidos y 295 contagiados por COVID en Tenerife desde Nochevieja

Los datos ofrecidos por la Consejería de Sanidad muestran por segundo día consecutivo un descenso en las Islas, pero se trata aun de registros provisionales. Sergio Méndez

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias notificó ayer provisionalmente 135 nuevos contagios de coronavirus en las últimas 24 horas, por lo que la cifra total de casos acumulados en el Archipiélago es de 27.617 personas infectadas.

También, desde la pasada Nochevieja, se han notificado 543 positivos en las Islas, de los cuales 295 fueron en Tenerife, por los 160 contagios en la isla de Gran Canaria o los 59 casos de Lanzarote, todos estos datos pendientes de validar hoy por la Consejería de Sanidad.

Por islas, Tenerife sumó ayer 74 nuevos casos del coronavirus SARS-CoV-2, por lo que sus acumulados ascienden a 13.644. Le sigue Lanzarote, que registró 31 nuevos positivos para un total de 1.640 acumulados.

Parece que en las últimas 24 horas hubo un respiro en Gran Canaria, que constató solo 26 contagios nuevos para un total de 10.738 acumulados. Sin embargo, la Isla supera el 50% de nuevos contagios en los últimos siete días, cifra que, a buen seguro, aumentará por las reuniones navideñas.

La Palma notificó ayer tres nuevos positivos, situándose los acumulados en 303 personas.

Por su parte, Fuerteventura, con un nuevo caso, tiene 1.006 acumulados. Finalmente, La Gomera y El Hierro, sin nuevos contagios, mantienen sus acumulados en 193 y 93 personas, respectivamente.

14 fallecidos en el archipiélago, casi la totalidad en Tenerife

Desde el pasado jueves, día 31 de diciembre, se han notificado en Canarias 14 fallecimientos con COVID-19, cuatro ya informados en jornadas anteriores y 10 notificados ayer, de los cuales 13 han sido en Tenerife y uno en Gran Canaria. Con estos registros, el total de fallecidos en las Islas asciende a 424 personas desde el inicio de la pandemia.

De los 10 decesos notificados en las últimas 24 horas, todos en Tenerife, que acumula un total de 266 defunciones, destaca la lamentable muerte de una mujer de 21 años, sin patologías previas evidentes y que se había contagiado en un brote familiar, la principal vía de transmisión de la enfermedad y la mayor preocupación de las autoridades sanitarias durante estas fechas.

Según ha podido conocer DIARIO DE AVISOS, la joven falleció en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) tras pasar la cuarentena en su domicilio, en un municipio del Norte de la Isla, cuando se sentó indispuesta gravemente, y fue trasladada al hospital. Las causas de su muerte serán confirmadas por la autopsia.

Aunque la COVID-19 se ceba con mayores de 60 años, y el mayor porcentaje de fallecidos está entre los de más de 80 años, también es habitual que otros segmentos de población de menor edad puedan sufrir sus secuelas. Aquí los jóvenes tampoco se libran, y en el caso del Archipiélago, es el segundo fallecimiento por coronavirus de una persona menor de 29 años desde el comienzo de la pandemia. Hace dos semanas, en Baleares, una joven de 25 años también fallecía por coronavirus sin aparentemente antecedentes de otras patologías, tras una complicación a causa del coronavirus. Por su parte, en Asturias se investiga la muerte de un niño de 12 años por sospecha de COVID.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica recuerda que el pulmón es el órgano más afectado por la COVID-19. Entre las importantes secuelas respiratorias debido a la neumonía bilateral puede producirse una insuficiencia respiratoria grave que, a su vez, puede abocar a una situación de distrés respiratorio agudo, por la que estos pacientes pueden requerir soporte ventilatorio. A medida que avanza la enfermedad a una fase aguda, se produce una tormenta de citocinas en el organismo, igualmente característica de otras enfermedades, que se liberan en la circulación y producen complicaciones inflamatorias como la coagulabilidad sanguínea; esta hipercoagulabilidad puede tener como manifestación una embolia pulmonar.

Además, la COVID puede afectar a la microvasculatura pulmonar y sistémica y, más allá, generar complicaciones neurológicas, digestivas o renales.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba