Sucesos

La familia de Anna y Olivia pide a los ciudadanos que den pistas

Las niñas desaparecidas, Anna y Olivia. DA

El portavoz de la madre de las dos pequeñas desaparecidas en Tenerife desde el pasado 27 de abril, Joaquín Amills, manifestó ayer a este periódico que, a su juicio, “las hipótesis más probables y más fundadas pasan por que las niñas estén bien y están siendo cuidadas perfectamente”.

Ahondando en tal idea, el también presidente de SOS Desaparecidos a nivel estatal añadió que “si bien la Guardia Civil mantiene abiertas todas las líneas de investigación, por ahora no hay nada que haga pensar algo distinto a que las niñas estén bien. Lo importante es que el padre recapacite y retorne a las pequeñas con su madre”, en referencia al también ausente desde entonces Tomás Antonio Gimeno, de 37 años de edad y progenitor de las menores, Anna y Olivia, de uno y seis años de edad, respectivamente.

Además, Joaquín Amills insistió en resaltar la importancia que tiene la colaboración ciudadana para que casos como el que nos ocupa lleguen a buen término.

Claves

“Los indicios y/o las pistas que puedan ser facilitadas por la ciudadanía y que crean haber visto a Tomás Gimeno junto a sus hijas son claves para la investigación policial, aunque no tengan la certeza de si se trataba o no del padre. Hay que tener en cuenta que, si coinciden varios testigos, eso permite a los guardias civiles encargados de la investigación acotar el círculo en su mapa de trabajo”, explicó este especialista en desapariciones.

Para Amills, “están claros los motivos que pueden inducir a la desaparición y el mensaje que manda es que lo que importa son las niñas, que tienen el derecho a disfrutar de su madre, de su hogar y de su padre”, explica.
“Hasta ahora no se ha roto nada, no hay miedo a nada y todo puede volver a la normalidad si las niñas regresan a disfrutar de su madre”. Ese es el mensaje que quiere transmitir esta madre y que tiene como misión difundir.

Estafadores

Amills confirmó que, como lamentablemente ha ocurrido en otros casos similares, los aprovechados de turno ya han pretendido lucrarse con la desgracia ajena, y que -seguramente ante la imposibilidad de ponerse directamente en contacto con la madre- él mismo fue quien recibió la desvergonzada oferta de una persona que se ofreció a rezar por las niñas con la advertencia de que ello ayudaría a dar con su paradero. Eso sí, previo cobro de unos 3.000 euros, lo que, desde luego, el portavoz de la familia rechazó.
A este respecto, cabe recordar que este tipo de conductas son punibles y están previstas en el Código Penal vigente.

La madre no tenía intención alguna de llevarse a sus hijas lejos

El portavoz de la madre de las niñas desaparecidas quiso aclarar, en nombre de Beatriz, que bajo ningún concepto se había planteado irse a vivir con las dos pequeñas a otro país, tal y como al parecer se especuló, a buen seguro por la nacionalidad foránea de la persona con la que pretendía rehacer su vida.

Decenas de voluntarios siguen peinando la línea de costa

Decenas de voluntarios de Protección Civil llevan peinando en las últimas jornadas la línea de costa sureste de Tenerife en busca de Anna y Olivia, las niñas desaparecidas hace 16 días al igual que su padre en un caso que el Juzgado instructor investiga como un presunto secuestro parental.

Su labor consiste en revisar a fondo el litoral, especialmente las zonas poco accesibles, para “no dejar atrás ningún rincón sin recorrer”, según publica la agrupación de voluntariado de Protección Civil de Santa Cruz de Tenerife en las redes sociales.

Se trata de “un trabajo arduo y minucioso”, que por las características de buena parte de la costa sureste tinerfeña debe hacerse mayoritariamente a pie.

Las agrupaciones de Protección Civil de Tenerife recalcan que “por tiempo y ganas de ayudar no va a ser, y, en este caso, menos”.

También las labores de búsqueda por mar no han variado en las últimas jornadas en lo que a los medios de Salvamento Marítimo se refiere.

Estas embarcaciones realizan un rastreo pegado a la línea de costa, desde Santa Cruz, donde partió Tomás Antonio G.C. en solitario con su embarcación, hasta la zona de Tajao, pasando por el Puertito de Güímar, que es donde fue localizada a la deriva la lancha del padre.

Mientras, la Guardia Civil mantiene desplegados medios aéreos, terrestres y marítimos en busca de los desaparecidos.

Para hoy se espera al fin la llegada de un barco con sónar en el afán de impulsar estos trabajos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba