Tenerife

«Ahora, en Vilaflor, tenemos reserva de agua para poder regar todo el año”

En Vilaflor, pese a ser el municipio más alto de Canarias, no cayó tanta nieve como otros años, pero si suficiente agua para regar durante todo el año / DA

Agustina Beltrán, alcaldesa de Vilaflor, sonríe por fin después de años de inusual sequía en el municipio más alto de Canarias. “Las lluvias que ha traído la borrasca ‘Filomena’ es el mejor regalo de Reyes que podíamos esperar”, señaló ayer en Onda Tenerife, tras reconocer que “hacía nueve años que no llovía tantos días seguidos y con aguas tranquilas, que ha caído mansamente para regar nuestros campos”, indicó la alcaldesa.

Beltrán manifestó que “se agradece, después de un otoño muy seco, que hayan caído hasta 400 litros, algo que ya no recordábamos en el municipio, una cantidad que casi ha llenado la balsa de Trevejos, con 200 pipas/hora y los depósitos particulares, así como los acuíferos de las galerías. Aunque esperamos que siga lloviendo, ahora tenemos tanta agua que casi no sabemos que hacer con ella, pero con la que ya tenemos almacenada garantizamos el riego de todo lo que queda de año”, comentó la regidora municipal, quien ha tenido que lidiar durante su mandato con el grave problema de la escasez de agua de abasto y de regadío.

“Estas lluvias, unido a la humedad, empapa bien la tierra y es muy favorable para la agricultura, porque otras veces, cuando ha llovido, nos ha venido el viento y la calima y apenas se ha notado en los caudales de las galerías. Ahora, como decimos nosotros, está sobrando el agua por todos sitios. Aparte de que la gente riega menos porque la tierra está empapada los depósitos ya están llenos”, a pesar de lo cual Beltrán no ve necesario tener otro embalse como Trevejos, “porque igual tardamos otros nueve años en que llueva como lo está haciendo ahora”.
Unas lluvias que apenas han ocasionado incidentes, porque “ha venido mansamente”, más allá de que “se produzcan algún desprendimiento de piedras en alguna carretera”, dijo Beltrán.

Cientos de visitantes

La alcaldesa también se mostró satisfecha del consumo que han generado las visitas de cientos de personas que se quisieron acercar el domingo a la nieve desde su municipio, aunque el acceso al Teide estuviera cerrado: “Las terrazas estaban llenas, pese al frío reinante, y en los merenderos y plazas del pueblo había mucha gente con picnics”, pero alertó de “somos dados a reclamar derechos pero no deberes, y si las carreteras al Teide están cortadas, hay que ser responsables y esperar a que se reabran”, recordando que el peligro está en “las placas de hielo, no en la nieve” que por otra parte, según afirmó, “tampoco era tanta en nuestra zona”, comentó Agustina Beltrán, quien aprovechó la ocasión para revindicar, como ya ha hecho ante la Fecam “que municipios como el nuestro, por el frío que hace, pueda disponer de la restauración interior abierta al menos al 30% de su capacidad”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba