Cultura

“Rehabilitar el Círculo de Bellas Artes es prioritario y también ser de nuevo un emblema cultural en Canarias”

Alejandro Tosco, presidente del Círculo de Bellas Artes de Tenerife. / DA

Alejandro Tosco preside el Círculo de Bellas Artes de Tenerife desde el pasado marzo. La llegada de la nueva junta directiva que encabeza el artista tinerfeño a la institución cultural de la calle del Castillo se produjo en un momento doblemente convulso. Por un lado, el 14 de septiembre de 2018 la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ordenó el cese de las actividades que se desarrollaban allí por carecer de la preceptiva autorización, con lo que el Círculo de Bellas Artes ha permanecido prácticamente cerrado desde ese momento. Por el otro, apenas cuatro días más tarde de las elecciones a la presidencia, en España se decretaba el estado de alarma frente a una pandemia, la del coronavirus COVID-19, ante la que aún se está luchando. Poco más de 10 meses después, el presidente del Círculo de Bellas Artes expresa en esta entrevista su prudencia, pero también su optimismo, porque, al fin, se va vislumbrando una solución a la difícil encrucijada en la que se hallaba la entidad.

-El 10 de marzo de 2020 ganaba las elecciones a la presidencia del Círculo de Bellas Artes. En ese momento nadie podía imaginar la que se nos venía encima con la COVID-19. ¿Cómo ha afrontado estos 10 primeros meses de presidencia?
“Con incertidumbre y con prudencia. Presido una institución que conocía muy bien como socio, pues formo parte de ella desde hace más de 15 años. El Círculo de Bellas Artes de Tenerife ha atravesado una etapa de muchos problemas y carencias, especialmente económicas. De manera que, nada más llegar, la nueva directiva se puso a trabajar para intentar buscar soluciones, en la medida en la que nos lo ha permitido esta pandemia. Hemos afrontado este desafío con optimismo, porque el proyecto que defendemos ganó las elecciones y también porque es la única manera de lograr salir adelante”.

-La rehabilitación de la sede del Círculo de Bellas Artes es la mayor prioridad, después de que en septiembre de 2018 la Gerencia Municipal de Urbanismo ordenase su cierre al no cumplir con la legislación en materia de seguridad. ¿En qué momento de este proceso nos hallamos?
“Ya vamos para tres años con la institución prácticamente cerrada, lo que no había ocurrido nunca en la historia del Círculo de Bellas Artes, que en 2025 cumplirá un siglo de su fundación. Solo hemos podido acoger Merkarte, aplicando todas las medidas de seguridad sanitaria frente al coronavirus. Esa ha sido la única exposición que se nos ha permitido, por otra parte tan necesaria para los jóvenes creadores. En estos 10 meses hemos trabajado con el fin de desbloquear la situación y reactivar el diálogo con las tres administraciones implicadas en la rehabilitación del edificio (Ayuntamiento de Santa Cruz, Cabildo de Tenerife y Gobierno de Canarias). A partir de ahí, hemos conseguido tener ya en nuestras manos la licencia de obras, algo fundamental, junto con el compromiso institucional para financiarlas. No solo con las cuantías de las que se hablaron hace tres años, sino incrementándolas en casi 200.000 euros”.

-El Ayuntamiento de Santa Cruz ha comprometido una aportación de 400.000 euros, para 2022, idéntica cantidad que el Cabildo de Tenerife, y el Gobierno de Canarias ha concedido una subvención de 190.000 euros. La mayor parte de un presupuesto que se ha estimado en 1,1 millones de euros. ¿Si las previsiones se cumplen, cuándo podría estar el Círculo de Bellas Artes plenamente operativo?
“Me gustaría recordar, pues a veces nos olvidamos, que se trata de unas ayudas económicas dirigidas a una entidad cultural sin ánimo de lucro. Todo ese dinero se destina exclusivamente a una obra que se va a desarrollar con el fin de cumplir con la legalidad y que el Círculo de Bellas Artes pueda volver a abrir sus puertas al conjunto de la sociedad canaria. En cuanto a los plazos, si todo se desarrolla sin ningún inconveniente, a finales de 2022 el Círculo podría estar plenamente operativo, teniendo en cuenta que nuestro empeño es que los trabajos comiencen este año”.

-A grandes rasgos, ¿en qué consistirán esas obras?
“Es una actuación muy compleja, pues se trata de un edificio con una cierta antigüedad que requiere una intervención de gran calado. Se renovarán al completo los sistemas eléctricos; hay que ensanchar las escaleras, habilitar las salidas de emergencia… Es una rehabilitación completa del inmueble, en sus cinco plantas, en todo lo que tiene que ver con el cumplimiento de la normativa”.

-Usted defendió al presentarse como candidato a la presidencia la necesidad de abrir el Círculo de Bellas Artes a la sociedad tinerfeña y recuperar su espíritu vanguardista. Dentro de los condicionantes que está marcando la pandemia, ¿qué se ha podido hacer en este sentido?
“Nos hemos centrado en la rehabilitación de nuestra sede, la gran prioridad y, en estos momentos, la única: convencer a las tres administraciones públicas para que se acometa esta obra y que el Círculo de Bellas Artes abra sus puertas y funcione a pleno rendimiento. Pero una vez que alcancemos este objetivo, hay que volver a la lógica de la institución, recuperar a todos esos socios perdidos: pintores, escultores, escritores, fotógrafos, músicos, intérpretes… De absolutamente todos los gremios. Queremos establecer nuevas alianzas con la Universidad, en lo que tiene que ver con Bellas Artes, con Historia del Arte… así como con los jóvenes creadores… En estos últimos tiempos la institución perdió esos vínculos y tiene que recuperarlos, para volver a ser un centro abierto a los encuentros, las reflexiones y los diálogos en el mundo de la cultura. Va a ser complicado, pero también la obra del edificio lo es y aquí estamos intentando sacarla adelante. Si trabajamos todos juntos, vamos a lograr que el Círculo de Bellas Artes vuelva a ser lo que siempre ha sido: uno de los emblemas de la cultura en Canarias”.

-Usted tendió la mano a los miembros de la otra candidatura, encabezada por la pianista Esther Ropón. ¿Ha llegado a plasmarse esa voluntad de colaboración?
“Eso es algo que expresé antes y después de ganar las elecciones, y más aún teniendo en cuenta que llegué a la presidencia con unos resultados muy ajustados. Además, entiendo que de esas elecciones no salieron ganadores ni perdedores. Creo que aquí o ganábamos todos o perdíamos todos: en ese momento el Círculo de Bellas Artes de Tenerife se hallaba en una situación muy grave, en la que aún se encuentra. De lo que se trata es de tirar todos hacia el mismo lado. Siempre ha existido un diálogo muy bueno con los miembros de la otra candidatura, aunque no quisieran formar parte de la actual junta directiva”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba