Tenerife

Cuatro chefs de Tenerife para los que las terrazas no han sido una solución

Cuatro chefs de Tenerife para los que las terrazas no han sido una solución. Pixabay

Cuatro chefs con restaurantes en la isla de Tenerife relatan su experiencia cuando proyectaron abrir una terraza durante las Navidades, fechas en las que el Gobierno de Canarias cerró los comedores interiores para evitar la propagación del coronavirus. Al final ninguno de los cuatro consultados encontró viabilidad a estos proyectos, que, admiten, no cuadran con su modelo de negocio, el mismo que los ha hecho triunfar en sus respectivos municipios.

Priscila Gamonal, del restaurante El Drago, en Tegueste, opina que “hay medidas restrictivas que son necesarias y te limitan, pero no hay que agudizarlas más. Por ejemplo, poner mesas en el exterior, pero luego ves que ponen carpas cerradas a cal y canto, eso es peor que comer en el interior de un restaurante. Haz las medidas bien hechas, con coherencia y que cumplan todos”. “El Ayuntamiento de Tegueste -continuó- me llamó para ponerme carpas en el aparcamiento y les dije: ‘Pero ustedes saben dónde está mi cocina y los pasos que tienen que dar hasta llegar al aparcamiento. Eso me garantiza que la comida va a llegar fría y voy a servirla con poca calidad’. También les expliqué que si llueve mi equipo y la comida se mojan”.

Pedro Nel Restrepo, del Étereo, ubicado en Santa Cruz, señaló que cuando le ofrecieron colocar una terraza “no lo vi como una solución, porque me preocupa mucho el tema de la asepsia, de la higiene y la seguridad, y si no hay una tarima, una protección para evitar el frío, el polvo y la polución, me parece aberrante poner a comer a una persona ahí, sobre todo si es una calle por la que transitan coches. Además, tenemos contenedores de basura enfrente”.

Para Alberto González Margallo, chef del San Sebastián 57, localizado también en la capital tinerfeña, “hay que buscarse la vida, ya que ellos no nos dan ninguna opción una vez decretado el cierre de los comedores interiores. Intentamos abrir una terraza que llegaba tarde y gracias al Ayuntamiento de Santa Cruz, no del Gobierno de Canarias. Yo se lo agradecí, pero el perfil de este restaurante en el asfalto, cerca de contenedores de recogida de basuras y enseres, que nos los quitaron, unido a la lluvia, hubiese supuesto la pérdida de dinero con la terraza”.

Seve Díaz, chef del restaurante El Taller de Seve Díaz, recuerda que le ofrecieron poner una terraza en su restaurante, que se localiza en el norte de Tenerife, en el Puerto de la Cruz, “ pero muy lejos del restaurante. La comida iba a llegar fría y sin calidad. Y habría tenido que contratar más personal. Además, no me permitieron montar la terraza en la azotea, porque los clientes debían pasar por un lado de la cocina”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba