Tenerife

¿Qué debe hacer Candelaria para convencer a Costas?

Fotomontaje del proyecto de playa en Puntalarga parado en 2011 por la crisis económica; ahora, Mari Brito trata de  retomarlo / DA

Ya no está Teresa Sánchez al frente de la Demarcación Provincial de Costas, pero da igual. Candelaria se queja de que sigue sufriendo la “desconsideración” de este organismo, que persiste en poner trabas, una tras otra, a los proyectos que impulsa el Ayuntamiento, ya sea a iniciativa propia o junto al Cabildo de Tenerife, hasta incluso se ha negado a renovar la concesión de dos infraestructuras fundamentales para el municipio, el parking rotatorio frente al consistorio y la piscina natural, que lleva cerrada más de un año.

Hace 20 años, el alcalde de entonces, José Gumersindo García Trujillo, se presentó a la reelección llevando como proyecto bandera la construcción de una playa de arena blanca en Puntalarga. Las infografías eran espectaculares, pero solo de aquel proyecto que costaba más de 20 millones de euros se hizo una mínima parte (2,5 millones), con las calas de callaos triturados, espigones y el muellito que hoy conocemos. La crisis económica impidió que Costas pudiera terminar todo el proyecto (faltarían 19.112.580 euros) y este sigue a la espera de ser desbloqueado, algo en lo que la actual alcaldesa, Mari Brito, sigue confiando, a pesar de todos los palos que le ha puesto en la rueda su Administración en los últimos años.

En 2015, Mari Brito era la candidata del PSOE en sustitución de Sindo García a la Alcaldía. Ganó las elecciones, aunque sin mayoría absoluta -como tiene ahora- y, como su antecesor, también buscó un proyecto-reclamo, en este caso, la piscina municipal cubierta. Otro proyecto que está en la gaveta, en este caso no de Costas, sino de la autoridad judicial, al haber pendiente un recurso de una de las empresas concursantes, tras ser denegada la concesión inicial otorgada por el Ayuntamiento, al comprobarse que en el proyecto había más metros cuadrados de centro comercial que el objetivo del concurso, la piscina. Así, seis años después, los casi 30 mil candelarieros no pueden disfrutar de una infraestructura básica a nivel deportivo y sanitario.

El parking rotatorio sigue sin funcionar como tal, porque Costas no renueva la cobcesión / FRANM PALLERO

Concesiones denegadas

Hasta ahora, al menos, estos candelarieros podían disfrutar de la piscina natural, una instalación con más de 50 años de vida que hoy lleva el nombre de Nadador Juan Pérez Cruz. Sin embargo, está cerrada desde hace más de un año, y no por la contaminación de heces que ha sufrido hasta en ocho ocasiones ni por la pandemia. Costas ha denegado la renovación de la concesión administrativa, solicitada en mayo de 2020, dos años después de haberse caducado la misma. El pleno municipal de ese mes del año pasado aprobó pedir la concesión de los 3.900 metros cuadrados que ocupa la piscina y sus instalaciones por 15 años, a razón de un canon de 39.413 euros anuales, cuando la Dirección General de Costas exigía casi el doble, 62.350,40 euros. Desde entonces, la piscina permanece cerrada, con el daño que ello hace a la ciudadanía, sin cursos de iniciación, sin rehabilitación acuática, sin ocio.

 

Piscina abandonada del Tenerife Tour en el dominio público, como un estercolero; Costas ni hace ni deja hacer nada. / FRAN PALLERO

Pero no es esta la única concesión administrativa que Costas le niega al Consistorio de Candelaria. Otro servicio que cuenta con una enorme aceptación por los vecinos y visitantes, el parking rotatorio frente al Ayuntamiento, permanece abierto, pero con la barrera levantada y sin tiempo máximo para aparcar, por lo que deja de realizar su servicio de descongestión. Usted puede dejar allí su coche cuantas horas quiera, de manera gratuita, otra cosa es que encuentre sitio o no muera en el intento por buscarlo.

El aparcamiento municipal se quedó sin ser rotatorio -lo es desde 2008-, justo poco después de ser rehabilitado y pintado su asfalto, barandillas y tras la colocación de las máquinas expendedoras en el mes de agosto, con una inversión municipal de 159.000 euros. ¿Por qué? Según Juan Miguel Olivera, portavoz del PP en el Ayuntamiento porque “hay discrepancias entre el proyecto que presentó el Ayuntamiento, y las obras finalmente ejecutadas”. Cierto o no, el Ayuntamiento ha presentado recurso ante la Dirección General de Costas tras la denegación.

La última petición del Ayuntamiento a Costas es un espigón para que las mareas no dañen la plaza de la Patrona y los estatuas de los menceyes. /  FRAN PALLERO

Frente litoral

 

Desaparecido el barrio de Cho Vito, Costas apenas hizo un sendero de madera en la zona y poco más. En la playa de Las Caletillas se está a la espera de culminar el proyecto Tenerife y el Mar, con la rehabilitación de la playa y el paseo, que ha de ser ejecutado por el Cabildo (1.079.121,75 euros) reconociendo el edil de Obras, Jorge Baute, que “solo podemos hacer aquello que nos deja Costas, sin poder dragar, que sería lo más oportuno”. También están pendientes proyectos como el paseo de Graciliano (867.753,95 euros) y la playa Olegario.

Sin embargo no hay nada previsto para la piscina natural del Punta del Rey, abandonada a su suerte tras concluir la concesión que tenía el hotel, al igual que la piscina del Tenerife Tour, donde hay un anteproyecto, dentro de Tenerife y el Mar, de una terraza-mirador, según las infografías presentadas hace dos años por el Ayuntamiento, que en su día descartó la concesión de esa piscina que le ofreció Costas por 60.000 euros anuales.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba