Tenerife

La iglesia de San Francisco, en Santa Cruz, se protege ante el ímpetu pernicioso de las palomas

Se han instalado cordones de púas en los elementos de la fachada del templo para que no se posen las palomas. DA

El peso y los efectos cáusticos que ocasiona el acúmulo de excrementos, fruto del enjambre de palomas que sobrevuela la ciudad, que al paso de los años se han ido depositando en las canaletas que circundan el tejado de la iglesia de San Francisco, ha obligado a la intervención para evitar males mayores en el monumento, declarado BIC en 2008, que ha supuesto la inversión de unos 40.000 euros.

Un equipo de operarios ha retirado de la cubierta casi media tonelada de la palomina durante años allí depositada, que en algunos puntos alcanzaba 30 centímetros de grosor. Junto a los excrementos, se apilaban animales muertos y especies vegetales (verodes, tabaibas y hasta laureles de indias) que habían ido colonizando el espacio. Los efectos de las palomas se hacían notar por igual en otras partes del edificio, en especial en la fachada, conjunto de estilo corintio, resaltando de forma harto visible en la hornacina que alberga la imagen de Milagrosa, enmarcada entre dos columnas salomónicas de piedra isleña, de una sola pieza. La actuación ha incluido la instalación de un sistema de púas o spikes con el fin de evitar que las aves, en la anidación y posamiento, continúen ejerciendo su devastador efecto sobre el inmueble.

Fachada de la santacrucera iglesia de San Francisco. DA

La Iglesia de San Francisco de Asís representa, junto a la capilla de la Orden Tercera y la torre- campanario, edificio este último que tras la llamada Desamortización de Mendizábal figura inserto en el edifico del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, la singularidad del conjunto que constituyó el convento de San Pedro Alcántara, fundado en 1680, siendo con ello el más joven de cuantos tuvo la Orden Seráfica en Canarias.

La actual estructura del templo se debe al impulso que recibió por parte del padre franciscano fray Jacobo Antonio Sol, provincial de dicha orden, que amplió la iglesia a tres naves, siendo la única que con tales características establecieron los franciscanos en el Archipiélago.

El actual párroco de San Francisco Miguel Ángel Navarro, que relevó hace un año en el cargo al sacerdote Jacinto Barrios, ha dado continuidad e impulso a las tareas de restauración que la Junta Parroquial había proyectado y que venían haciendo en el tempo, incluyendo, entre otras, las que abarcan a la decoración del presbiterio y a los retablos e imágenes, entre ellas la del San Pedro de Alcántara, obra en mármol que ocupaba la hornacina del exterior hasta que fue retirada por el considerable deterioro que presentaba. Se espera que en breves fechas la Iglesia pueda disponer de acceso directo a su torre-campanario, fábrica de 1777, con cúpula cubierta de azulejos mozárabes, y que requiera por igual de intervención, de manera que recupere su funcionalidad.

La torre-campanario de San Francisco, que hubo de acomodarse a la normativa eclesiástica y alcanzó menor altura que la parroquia matriz de La Concepción, estuvo inicialmente coronada por una imagen de La Inmaculada Concepción, que tuvo que ser retirada por efectos de un temporal.

Pese a las acciones emprendidas por el área de Medio Ambiente del Consistorio chicharrero, con la colocación de jaulas y el uso de sustancias que contribuyen a disminuir la fertilidad de las aves, la colonia de palomas que existe en la capital sigue siendo muy elevada y sus efectos resultan preocupantes, tanto en las edificaciones como en la salud de los ciudadanos.

El excremento de las palomas, debido a su alto contenido en nitratos, sulfatos y sulfitos y por las bacterias que en él se desarrollan, entre otras la clamidiosis o psitacosis, provoca daños que en la mayoría de los casos resultan irreparables y aconseja adoptar una actuación decidida que ponga fin al prolongado mal.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba