Sucesos

Investigan un velero que navegó frente al Puertito la noche de la desaparición de las niñas

Ayer se halló a la deriva frente al puertito de Güímar un barco vacío propiedad del desaparecido. | Sergio Méndez

La Guardia Civil investiga a fondo la sospechosa ruta que ha seguido un velero de bandera británica que zarpó de Gran Canaria a las 8:25 horas del pasado martes 27 de abril y arribó en la isla de San Vicente (Cabo Verde) en la noche del pasado lunes.

El motivo por el que la Benemérita no le quita ojo a este velero (cuyo nombre se omite por motivos legales) radica en que, en vez de navegar directamente desde Gran Canaria a Cabo Verde, dicha embarcación se dirigió hacia Tenerife, merodeando sin rumbo fijo por la costa cercana a Santa Cruz de Tenerife para finalmente ser detectado frente a Candelaria en la madrugada del martes al miércoles 28 de abril cerca de Candelaria.

Basta con recordar que fue justo esa noche cuando Tomás Antonio Gimeno, un tinerfeño de 37 años, se llevó consigo a sus dos pequeñas hijas, Anna y Olivia (de uno y seis años, respectivamente), para comprender el interés suscitado por los especiales del citado instituto armado en las idas y venidas de este velero.

No en balde, está probado que Tomás zarpó esa noche en dos ocasiones desde la Marina santacrucera en una embarcación de recreo finalmente aparecida al día siguiente frente al Puertito de Güímar.

Todo ello sigue alimentando la hipótesis de una fuga marítima ya sea con las niñas o de Tomás en solitario, y que la Delegación de Gobierno ha reconocido que sigue abierta pese a haber transcurrido ya diez días desde que se vio por última vez a las niñas.

La información sobre las andanzas en esos días de este velero de bandera británica ha sido facilitada a la Guardia Civil por dos tinerfeños interesados en el caso dada su gravedad y porque se trata de dos allegados de Tomás, por otra un experto navegante. Se trata de dos ciudadanos que han cumplido ejemplarmente con su deber como tales, y que además cuentan con el añadido de tratarse de Tony Herrera, subcampeón mundial de moto acuática (entre otros galardones), y David Morales, un submarinista de cuya valía basta con mencionar que está especializado en cuevas submarinas.

Los datos aportados con Herrera y Morales se complementan con los recabados por el equipo de investigación de DIARIO DE AVISOS, que ya publicó el pasado miércoles sobre la existencia de dicho velero británico, concretamente en referencia a su llegada a Cabo Verde, que tuvo lugar el pasado lunes.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba