Economia

“La vivienda vacacional es hoy el sector más fiscalizado de este país”

Doris Borrego, presidenta de la Asociación Canaria del Alquiler Vacacional. Fran Pallero

Tras más de 15 años en turismo y liderando una importante agencia de viajes, Doris Borrego decidió tomarse un tiempo, formar una familia y aparcar la cada vez más creciente presión de la turoperación “en un mundo turístico cada vez más concentrado y agresivo”. Consciente de que el modelo de alquiler vacacional aporta algo más a la experiencia del turista y sin ánimo de competir directamente con el modelo alojativo tradicional, decide fundar la Asociación junto con varios propietarios y en enero del 2020 funda el Círculo Turístico de Canarias que engloba a múltiples asociaciones y federaciones de las Islas.

-¿Cómo decide hacerse empresaria y por qué?
“Durante mi etapa en la agencia de viajes ya trabajaba y fomentaba la inclusión de las viviendas vacacionales, especialmente las fincas, que tuvieron una gran aceptación sobre todo en el mercado alemán y holandés. Se descubrió un nicho de mercado importante, exclusivo y único para los viajeros que huían de las grandes zonas turísticas masificadas y los estereotipos tradicionales. Así que tras 15 años en el sector, trabajando en una agencia de viajes, me di de alta como autónoma y monté una de las primeras páginas de intermediación de viviendas vacacionales en las Islas. En poco tiempo llegué a tener más de 700 viviendas vacacionales publicadas, cuando los grandes portales internacionales que hay hoy en día, ni siquiera existían. A petición de algunos propietarios comencé a gestionar propiedades y así nació mi empresa, Top Kanaren. Cuando ya tenía la empresa consolidada, cambió la Ley de Arrendamientos Urbanos y comenzó la indefensión y la ola de sanciones a las viviendas vacacionales de las Islas”.

-¿Qué le animó a liderar, cuando todavía nadie lo tenía en mente, un proyecto como la defensa del alquiler vacacional?
“Pues precisamente esa indefensión. A día de hoy me siento sumamente orgullosa de liderar, con un equipo inmejorable una asociación fuerte, sólida, que ha salido adelante con medios propios y que representa a más de 1.500 propietarios particulares y gestores. Una asociación que incluso fue capaz de movilizar, en un solo fin de semana, más de medio millón de apoyos para paralizar una modificación de la Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias en el año 2019, que pretendía, una vez más, erradicar la vivienda vacacional en Canarias”.

-¿Qué cree que aporta este nuevo modelo al sector turístico de las Islas?
“Muchas cosas: La democratización del turismo, poder participar activamente de unos recursos que son de todos y una oportunidad única para los municipios y zonas no consideradas turísticas. No nos olvidemos también de la creación de nuevas oportunidades, no sólo para el que dispone de una vivienda vacacional, sino para toda la economía circular. Sigo con el mantra de que la vivienda vacacional también es la oportunidad de darle vida a las medianías y evitar la despoblación que sufren muchas zonas, mayoritariamente las más deprimidas. El día que todos los políticos entiendan que el turismo es de todos y que apoyando a los nuestros se forjarán nuevas perspectivas de futuro, habremos dado un gran paso adelante. Me reafirmo que la vivienda vacacional es la opción más sostenible y permeable a la sociedad”.

-Entonces ¿por qué el sector alojativo tradicional lo ve como competencia?
“El sector alojativo tradicional no nos ve como competencia. Son suficientemente inteligentes como para saber que somos un producto diferenciado y que no competimos por un mismo cliente. Simplemente es difícil encajar que de pronto existe otro colectivo que representa más de 23% de las camas turísticas de canarias y reclama tener presencia, voz y voto”.

-Hay quien les culpa del incremento de los precios del alquiler residencial.
“No somos los culpables de la falta de viviendas, ni del encarecimiento de los alquileres. Es absolutamente falso que la vivienda vacacional proporciona unos ingresos muy superiores a los alquileres residenciales, más aún con las bonificaciones fiscales de los alquileres de larga duración. Una vivienda vacacional requiere mucho tiempo y dedicación, tiene gastos de gestión, paga mucho más de impuestos. Hoy por hoy, el único motivo por el que un propietario puede optar por poner su propiedad como vivienda vacacional es, que sigue manteniendo la posesión de la misma”.

-¿Y los fondos buitres que se hacen con edificios completos?
“No representamos a fondos de inversión, ni a grandes empresarios porque va en contra de nuestra esencia. Miles de familias se dedican a día de hoy única y exclusivamente a la vivienda vacacional, representando su único ingreso. Están dentro de la legalidad, pagan sus impuestos como cualquiera, en proporción a los servicios que prestan y la forma jurídica que tienen. Puedo afirmar que somos el sector más fiscalizado que existe hoy por hoy en este país”.

-¿La pandemia ha afectado al sector tanto como al hotelero?
“Hemos seguido durante todo este tiempo con las puertas abiertas, incluso durante el confinamiento para todos esos viajeros que se negaron a abandonar las Islas y para tantos y tantos sanitarios y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que nos necesitaban para huir de sus hogares por miedo a contagiar de sus familiares. Y ahora para acoger la demanda de miles de teletrabajadores que buscan un hogar aislado para un gran periodo de tiempo fuera de sus fronteras, pero en un entorno local y amable, amén de un gran número de viajeros cuya opción preferida es la del aislamiento alojativo con todas las garantías y comodidades que sólo una vivienda vacacional puede ofrecer. Por ello, es tan importante no perder la esencia de la vivienda vacacional en Canarias, que no es otra que ofrecer hogares en entornos únicos y exclusivos y con un trato diferenciado”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba